lunes, 28 de junio de 2010

"A caballo regalado,..."

"A caballo regalado, no le mires el diente"

.*.*.*.*.*.
Una forma de reconocer la edad y hasta el estado físico de los caballos y demás monturas está en observar sus dientes, práctica muy frecuente y recomendable para el comprador en una feria de ganado, ya que la existencia de todas las piezas o no y su estado de desgaste proporcionan valiosa información sobre el animal antes de decidirse a comprarlo.
Pero, claro, otra cosa es cuando te lo regalan…
Un regalo es un regalo y no debe ser valorado más que por lo que es.
Se supone que este refrán invita a apreciar el detalle del regalo más que el objeto regalado en sí, y a aceptarlo, sea cual sea.
En resumen: un regalo siempre debe ser bienvenido.
.*.*.*.*.*.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?