jueves, 8 de julio de 2010

"Debajo de piel humana, muchas bestias se disfrazan"

.*.*.*.*.*.
Era costumbre de los primeros pobladores, al salir a cazar, disfrazarse con la piel del animal que fueran a cazar para así poder pasar desapercibido entre ellos y atacarles más fácilmente.


 No hay duda de que era un ataque a traición, pero dado que “en la guerra y en el amor todo vale”, y se trataba de la obtención de comida, esta práctica podía ser hasta lícita, pues al mezclarse entre ellos, también podía ser descubierto y perecer el cazador, cazado en defensa propia.  Pero cuando ya no se trata de supervivencia, sino de engaño, los adagios que hacer referencia al tema, son bastante claros:  

 Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit.  (Lobo es el hombre para el hombre, no hombre, cuando no conoce quién sea el otro), decía Plauto, (s. II a. C.) en su obra  Asinaria  (Comedia de los asnos).

 Y así lo reafirma Tomás Hobbes, más de 1800 años después ( año 1651): "El hombre es un lobo para el hombre".  Punto de vista muy negativo, en verdad, repetido en el dicho  lobo con piel de cordero  y en el refrán que nos ocupa.

Aunque hay también, como es lógico, quien defiende la calidad del ser humano (como Sócrates, Séneca, Locke o Rousseau), llegando a afirmar que el hombre es bueno por naturaleza, lamentablemente hemos de reconocer que es el único animal que mata por matar. 

 Así nos lo hace ver este dicho: el hombre, animal racional, se convierte muchas veces en más que animal, bestia, escondida bajo la apariencia de ser humano.  No hay que ir muy lejos para comprobarlo, si miramos el grado de violencia y brutalidad que puede alcanzar ya sea en la guerra, como en el terrorismo o los malos tratos cuando domina el fanatismo, la intolerancia, la sinrazón. 

  “Pero los hombres  (…) vivieron en un principio dispersos, sin que existiera la sociedad (…) y esto se debía a que no poseían el arte de la política, de la que es parte el arte de la guerra. Trataron entonces de reunirse y de proveer a su conservación mediante la fundación de grupos sociales, pero, una vez reunidos, se dañaban recíprocamente, por carecer del arte de la política, de modo que se dispersaron de nuevo y siguieron  pereciendo. Temiendo Zeus que nuestra especie se aniquilara, envió a Hermes para que trajese a los seres humanos el sentido del respeto y de la justicia, a fin de que sirviesen en la sociedad de principios ordenadores y de lazos productores de amistad”.  [1]

Ejercicio propuesto: Excelente oportunidad para hablar de la HIPOCRESÍA y sinónimos, así como de la POLÍTICA ante las próximas elecciones.


[1]  HOBBES, Thomas. Diálogo entre un Filósofo y un Jurista y escritos autobiográficos. http://criteriojuridico.puj.edu.co/archivos/10_151_xvallejo_thomas_hobbes.pdf

Ver más :
http://www.mariannavarro.net/blog/refranes/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?