lunes, 5 de julio de 2010

"Vísteme despacio, que tengo prisa"



Aunque se utilice como refrán, sentencia o máxima, al parecer ésta es una de la frases célebres atribuídas, entre otros, a Napoleón.

Sin embargo, dijérala quienquiera que fuese, las circunstancias en las que se dijo coinciden:

Nervioso, su ayuda de cámara (1) no atinaba a abrochar y colocar los complicados ropajes con los que se engalanaban, tanta era la rapidez con que quería hacerlo... De ahí que le aconsejase ir despacio para así hacerlo bien y terminar antes.

Frases que recomiendan calma, como "más vale tarde que nunca" o "más vale llegar tarde que no llegar", tan adecuadas, por ejemplo, a la hora de conducir, deberían ser tenidas en cuenta siempre.

Las cosas pueden ser hechas "corriendo, pero sin prisa", ( retruécano (2) de la locución adverbial: hacer algo "deprisa y corriendo" ), porque "la prisa es siempre mala consejera" y casi es mejor no hacer algo, que hacerlo "a tontas y locas".

En fin, para concluir, una máxima filosófica:
" Pensar es hacer, y no hay hacer sin pensar"
y el simpático estribillo de Melendi:
Voy caminando por la vida, sin pausa pero sin prisa,
Procurando no hacer ruido vestío con una sonrisa
.

.*.*.*.*.*.
(1) Entendiendo "cámara" como habitación privada junto al dormitorio, o el aposento mismo , el ayudante era un criado cuyo principal oficio consistía en cuidar del vestido de su amo.
(2) Figura literaria consistente en conmutar (cambiar) el orden lógico de una frase en la siguiente para crear un contraste o paradoja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?