jueves, 25 de noviembre de 2010

No a cualquier tipo de maltrato. NO a cualquier tipo de violencia.

martes, 23 de noviembre de 2010

"Tiempo de matar". John Grisham


Bien, para que no falte el comentario sobre lectura actual, he incorporado este título a la sección de mi libro electrónico "Leído recientemente".
Se trata de un libro de abogados y de la defensa de un caso difícil: un hombre negro se toma la justicia por su mano y mata a los violadores y torturadores de su hija, de 10 años.
Aclaro lo de hombre de color porque la situación previa al juicio y la imparcialidad del jurado sería otra muy distinta si los hechos hubieran sido protagonizados por un hombre blanco.
Debido a que me encuentro en pleno proceso de creación de una novela que pretende abarcar este género y los temas de violación, racismo y comercio sexual, son muchos los libros que he ido leyendo acerca de ello.
Os aconsejo éste por la fuerza de la trama y por la facilidad de su lectura. Espero que lo disfrutéis.
Sólo añadir que ha sido llevada al cine en 1996 (Estados Unidos):
Director: Joel Schumacher
Actores: Donald Sutherland, Sandra Bullock, Samuel L. Jackson

"El juez de los divorcios". Miguel de Cervantes


¿Os sorprende este título dentro de esta sección? Bueno, no sólo de literatura actual vive el hombre ;)

Os cuento: Estoy desde hace poco en un grupo de teatro y ésta es la primera vez que analizo una obra de teatro metiéndome en la piel de un personaje para interpretarlo. Y es que por experiencia propia estoy comprobando que es algo muy distinto lo hecho hasta ahora (leer teatro o dirigir una obra representada por mis alumnos) que el verme en la situación actual de ser yo misma quien transmita al espectador el transfondo.

Ya el título os da idea de que el tema no anda muy lejos de ser actual: varias parejas se acercan al juez para solicitar el divorcio por diferentes motivos, muy cercanos todos a la condición humana y al deterioro de una relación por culpa de la convivencia o de la lucha de intereses.

Así que ésta es la recomendación de hoy. A ver si coincidís en mi opinión.

Además de lo cortita que es (los entremeses, como el nombre indica, se utilizaban en las pausas entre los actos de una obra teatral para dar sensación del paso del tiempo y más credibilidad a los cambios de lugar, tiempo y/o acción de la misma), tenéis mucho más fácil su lectura, ya que se encuentra en la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Houellebecq, Michel - "Plataforma"


No sé cómo empezar el comentario de este libro para no correr el riesgo de que se me considere "pacata" y "estrecha"... es lo que tiene el hecho de comentar un libro en el que (parafraseando el título de Milan Kundera) la insoportable liviandad del ser... hombre (macho, sexo masculino) consista en mirar a la mujer por lo que tiene entre sus piernas.

Y es que después de leído el "Sexus" de Henry Miller mal lo tiene el que se adentre en ese mundo de la necesidad del sexo por el sexo y convierta a éste en el único sentido de una desganada y apática existencia. Corren el riesgo de convertirse en uno más de esos libros de la sonrisa vertical en el que distintas tramas no logran amenizar ni conseguir suficientes lazos ni bombillas para el hecho corriente y moliente de una relación sexual que al fin y al cabo es siempre lo mismo por muchos adornos que se les quiera poner.

¿Cómo se puede escribir, y quedarse tan pancho: "Intelectualmente, lograba sentir cierta atracción por la vagina de las musulmanas"?

¿Ya he conseguido ganarme los adjetivos con los que empecé?. Bien... ¡Qué le vamos a hacer!

Para los que gusten de comprobar asertos para emitir opiniones propias (¡olé por ellos!) vean si encuentran en esta historia los freudianos celos hacia el padre, la amargura de la deshumanización, el aburrimiento vital, el ¿por qué le llaman amor si quieren decir sexo?, la crítica a la industria del sexo, al consumismo, al Islam... y logran encontrar dónde está esa "plataforma" de la que habla el título, mencionada simplemente en el recuerdo de un episodio de la niñez.

Y, si quieren una segunda opinión ( o primera, si es por orden de importancia) aconsejaría este artículo: "La auténtica ampliación del campo de batalla" Reseña por Francisco Rosa Novalbos


jueves, 11 de noviembre de 2010

María Dueñas.- "El tiempo entre costuras"


No se puede hablar de novela histórica, aunque lo es; ni de novela de espionaje, que también; simplemente se puede hablar de una novela bien construida, amena, que te va atrapando poco a poco creándote la atracción suficiente para necesitar seguir leyendo.

Las peripecias de ficción de la protagonista y sobre todo la fuerza de los personajes femeninos que presenta, hacen de ella una obra accesible, fácil de leer, comprensible y creíble, ajena a esas manipulaciones de la historia que algunos autores hacen para integrarlas en la llamada "novela histórica" que tan de moda se ha puesto y tantas "chapuzas" ha creado (véase, sin ir muy lejos, la del "Código da Vinci") amparándose en la fantasía permitida a los recursos literarios.

No es que esté en contra de ello, ¡faltaría más!, pero sí en que se transmita al público la idea de que puede haber verosimilitud histórica, cuando "cualquier parecido es pura coincidencia" debido a las manipulaciones del autor, y debería aclararse.

La propia autora, María Dueñas, dice: «Según está el patio ni loca me veo apoyando causas políticas».

Dicho esto, la novela que nos ocupa recorre "desde fuera" el tiempo previo al levantamiento contra la República, la resistencia en Madrid y los inicios de la dictadura como marco a las peripecias de Sira, modista que sólo pretende sobrevivir y salir adelante a pesar de las circunstancias en las que se ve envuelta.

No siempre el éxito de ventas asegura una buena novela, pero aquí se conjuga causa y efecto, por lo que prometo estar pendiente de los nuevos escritos de esta autora.

lunes, 8 de noviembre de 2010

José Saramago.- "El evangelio según Jesucristo"


Suscribo punto por punto el comentario que LUCIANA STEGAGNO PICCHIO, hace sobre él, por lo que me limito a copiarlo y a aconsejar su lectura, tanto para creyentes como para no creyentes.
Sabemos que Saramago era irreverente, pero esta profundización en la figura de Jesucristo, origen involuntario de la Iglesia cristiana, se hace desde el respeto, poniéndose en la piel del protagonista como hombre abocado a una misión que no ha elegido.

“El Evangelio según Jesucristo” responde al deseo de un hombre y de un escritor de excavar hasta las raíces de la propia civilización, en el misterio de su tradición, para extraer las preguntas esenciales.
“¿Quién es este nuestro Dios, primero hebraico y ahora cristiano, que quiere la sangre, la muerte, para que sea restablecido el equilibrio de un mundo que sólo de sus leyes se nutre?”
“El Evangelio” de José Saramago es todo así, trágicamente problemático, y sería absurdo condenarlo con leyes que no sean sus propias leyes, literarias, poéticas y filosóficas. Aquí no se niega lo divino, la religiosidad latente en el corazón de cada hombre: lo que se hace es interrogarlo, cuestionarlo, acusarlo.
Apasionadamente, religiosamente. Como Milton, situado en el lado del perdedor, que es
siempre, no lo olvidemos, un ángel caído.

martes, 2 de noviembre de 2010

Navarro, Julia.- La biblia de barro.



Un enredo entre un grupo de arqueólogos que busca unas tablillas de barro en las que un escriba cuenta el génesis dictado por el mismo Abraham, apremiados ante la inmanente invasión de Iraq por Bush, (cuya fecha todo el mundo sabe menos los interesados), la nieta de un "capo" sin escrúpulos quasi mafioso con antecedentes nazis dedicado a expoliar obras de arte, un grupo de abuelos que busca venganza, asesinos a sueldo, un curita sometido al secreto de confesión... Se mezclan todos los ingredientes y el "gazpacho" resultante se queda en eso: un enredo.