lunes, 8 de noviembre de 2010

José Saramago.- "El evangelio según Jesucristo"


Suscribo punto por punto el comentario que LUCIANA STEGAGNO PICCHIO, hace sobre él, por lo que me limito a copiarlo y a aconsejar su lectura, tanto para creyentes como para no creyentes.
Sabemos que Saramago era irreverente, pero esta profundización en la figura de Jesucristo, origen involuntario de la Iglesia cristiana, se hace desde el respeto, poniéndose en la piel del protagonista como hombre abocado a una misión que no ha elegido.

“El Evangelio según Jesucristo” responde al deseo de un hombre y de un escritor de excavar hasta las raíces de la propia civilización, en el misterio de su tradición, para extraer las preguntas esenciales.
“¿Quién es este nuestro Dios, primero hebraico y ahora cristiano, que quiere la sangre, la muerte, para que sea restablecido el equilibrio de un mundo que sólo de sus leyes se nutre?”
“El Evangelio” de José Saramago es todo así, trágicamente problemático, y sería absurdo condenarlo con leyes que no sean sus propias leyes, literarias, poéticas y filosóficas. Aquí no se niega lo divino, la religiosidad latente en el corazón de cada hombre: lo que se hace es interrogarlo, cuestionarlo, acusarlo.
Apasionadamente, religiosamente. Como Milton, situado en el lado del perdedor, que es
siempre, no lo olvidemos, un ángel caído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?