miércoles, 4 de mayo de 2011

Salón de lectura: José Mª Gironella. "Los Cipreses creen en Dios"

Siendo la novela que actualmente leo a mi padre (en persona o mediante grabaciones en CDs) y ante la tan traída y llevada "memoria histórica", traigo a esta página uno de los libros que, siempre en mi humilde opinión, sigue siendo el que mejor y más objetivamente narra los avatares de los periodos de la Guerra Civil Española siguiendo las peripecias de la familia Alvear.
Los padres, de clase media acomodada (la madre, Carmen, vasca, ama de casa, y el padre, Matías, funcionario de Correos) y sus tres hijos, Ignacio, Óscar y Pilar, abarcan en sus relaciones familiares, amistosas, afectivas, laborales, de militancia y de vecinos una gran perspectiva de la sociedad española en los últimos tiempos de la república y la contienda española.

El autor, al comienzo de la guerra civil huyó del territorio republicano a Francia, para luego entrar en la zona nacional y unirse al ejército de Franco. Logró llegar a San Sebastián y se alistó voluntario en una Compañía de Esquiadores del Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat que se había formado en Zaragoza para cubrir el Pirineo aragonés. Pensó entonces que cuando terminara la contienda alguien debería escribir por qué se produjo, en qué había consistido y cuales serían sus consecuencias.(1). Así concibió la trilogía, luego tetralogía, en la que dominan sus fuertes intentos de neutralidad.

A este primer título, de 1953, le siguieron Un millón de muertos (1961), Ha estallado la paz (1966) y Los hombres lloran solos (1986).


(1) Extracto de wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?