viernes, 31 de agosto de 2012

Leyendo el "Quijote".1ª parte. Capítulo 31.

Capítulo trigésimo primero
De los sabrosos razonamientos que pasaron entre Don Quijote y Sancho Panza su escudero, con otros sucesos
Habíamos dejado a Sancho con un interesado Don Quijote. Contaba Sancho su visita a Dulcinea y una vez más nos hallamos ante el contraste entre la sinceridad del escudero y la fantasía de su amo.

¿Y qué hacía aquella reina de la hermosura? A buen seguro que la hallaste ensartando perlas, o bordando alguna empresa con oro de cañutillo para este su cautivo prisionero. No la hallé, respondió Sancho, sino aechando dos hanegas de trigo en un corral de su casa.

Nada echa atrás a nuestro protagonista... El caballero sabe cómo modificar la realidad a su gusto:

Pero no me negarás, Sancho, una cosa: cuando llegaste junto a ella, ¿no sentiste un olor sabeo, una fragancia aromática, y un no sé qué de bueno, que yo no acierto a dalle nombre, digo un tuho o tufo, como si estuvieras en la tienda de algún curioso guantero? Lo que sé decir, dijo Sancho, es que sentí un olorcillo algo hombruno, y debía de ser que ella, con el mucho ejercicio estaba sudada y algo correosa. No sería eso, respondió Don Quijote, sino que tú debías de estar romadizado, o te debiste de oler a tí mismo, porque yo sé bien lo que huele aquella rosa entre espinas, aquel lirio del campo, aquel ámbar desleído.

¿Sabes de qué estoy maravillado Sancho? De que me parece que fuiste y viniste por los aires, pues poco más de tres días has tardado en ir de aquí al Toboso, habiendo de aquí allá más de treinta leguas; por lo cual me doy a entender que aquel sabio nigromante, que tiene cuenta con mis cosas, y es mi amigo, (...) te debió de ayudar a caminar sin que tú lo sintieses;

Como sabemos, Sancho no había llegado a hacer esa visita y todo lo que contaba era fruto de su imaginación que su propio amo le había enseñado a usar, así que, a su modo, se apresuró a darle la razón:

Así sería, dijo Sancho, porque a buena fe que andaba Rocinante como si fuera asno de gitano con azogue en los oídos.

Imagen En fin, siguen hablando y se preocupa Don Quijote por cómo hará para cumplir el deseo de Dulcinea, que ha mandado que vaya a verla, y la promesa a la princesa Micomicona... Sancho, interesado siempre, le aconseja que cumpla con la princesa y se case con ella. Nuestro caballero sabe qué interés le mueve al aconsejarle eso e intenta tranquilizarle respecto al reino que un día ha de recibir:

hágote saber que sin casarme podré cumplir tu deseo muy fácilmente, porque yo sacaré de adahala, antes de entrar en la batalla, que saliendo vencedor della, ya que no me case, me han de dar una parte del reino para que la pueda dar a quien yo quisiere; y en dándomela, ¿a quién quieres tú que la dé sino a ti?

Por fin decide la comitiva hacer un alto: Detúvose Don Quijote con no poco gusto de Sancho, que ya estaba cansado de mentir tanto, y mientras bebían y comían acertó a pasar por allí Andrés, el niño que liberó de los palos de su amo abrazándole por las piernas, comenzó a llorar muy de propósito, diciendo: ¡Ay, señor mío! ¿No me conoce vuestra merced?

Naturalmente, Don Quijote le reconoce y cuenta a los demás lo que sucedió, concluyendo con el buen fin que tuvo... Pero, como sabemos, no fue así, y Andrés se apresura a narrarle lo que en realidad sucedió: ¿Luego no te pago el villano? No sólo no me pagó, respondió el muchacho; así como vuestra merced traspuso el bosque y quedamos solos, me volvió a atar a la mesma encina, y me dió de nuevo tantos azotes, que quedé hecho un San Bartolomé desollado. Y a cada azote que me daba me decía un donaire y chufleta acerca de hacer burla de vuestra merced,

Quiere nuestro caballero salir inmediatamente a dar su merecido a quien así osaba contradecirle, y así hubiera sido si los demás, que sólo querían hacerle volver a su casa, no le convencieran de que debía cumplir primero con Dorotea.

No necesitaba Andrés más ayuda del caballero que el que le diesen algo para el camino, y Sancho le da de su queso y su pan, con bastante recelo por si pudiera necesitarlo más tarde... Y antes de salir corriendo, resume el 'ingrato' lo que opina de la hazaña de nuestro protagonista: Por amor de Dios, señor caballero andante, que si otra vez me encontrare, aunque vea que me hacen pedazos, no me socorra ni ayude, sino déjeme con mi desgracia, que no será tanta que no sea mayor la que me vendrá de su ayuda de vuestra merced, a quien Dios maldiga, y a todos cuantos caballeros andantes han nacido en el mundo.

Y así dejamos a nuestro grupo, conteniendo la risa para no ofender más al ya abochornado Don Quijote...

¡Seguimos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?