viernes, 17 de agosto de 2012

Leyendo el "Quijote". 1ª parte. Capítulo 21.

Capítulo vigésimoprimero
Que trata de la alta aventura y rica ganancia del yelmo de Mambrino, con otras cosas sucedidas a nuestro invencible caballero

Estaba "mosqueado" nuestro caballero con el susto de los batanes, y ni siquiera los quiso usar para protegerse de la lluvia, así que siguieron su camino.

De repente ven a lo lejos a un jinete que portaba algo que relucía como el oro y poco necesitó nuestro caballero para comentar:

Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la misma experiencia, madre de las ciencias todas, especialmente aquel que dice: donde una puerta se cierra otra se abre: dígolo, porque si anoche nos cerró la ventura la puerta de la que buscábamos, engañándonos con los batanes, ahora nos abre de par en par otra para otra mejor y más cierta aventura, (...) digo esto, porque si no me engaño, hacia nosotros viene uno que trae en su cabeza puesto el yelmo de Mambrino, sobre que yo hice el juramento que sabes.

Sancho ya no sabía qué hacer o decir... intentó convencer a su amo de que no se metiera en más líos y que bien pudiera ser que no fuera lo que creía.

¿Creéis que iba a conseguir esta vez que le hiciese caso? ¡Pues claro que no!

El pobre barbero -que eso era el caminante- se había puesto en la cabeza su bacía (vasija plana para remojar las barbas), que debía ser nueva, para protegerse de la lluvia. En cuanto vio llegar a Don Quijote lanza en ristre se apresuró a obedecerle, dejar el recipiente en el suelo y comenzó a correr por aquel llano, que no le alcanzara el viento.

ImagenSancho no pudo por menos que reírse cuando vio los esfuerzos de nuestro caballero para colocarse el supuesto yelmo... sin duda la cabeza de su dueño debía ser muy grande y además le faltaba casi la mitad (el hueco de la bacía para el cuello). Inventó Don Quijote el motivo con la imaginación que le suele caracterizar, y creyó que habían fundido esa parte porque, al ser de oro, habría buscado con ella buenas ganancias.

A pesar de todo, y raro para lo que llevamos visto, quedó contento el caballero y quedó contento su escudero, pues pudo cambiar por los suyos los accesorios de la montura que el barbero dejara abandonada..., y siguieron su camino.

Sancho andaba queriendo conversar, pues no lo hacia desde que le impusiera su amo la ley del silencio... Se lo permitió Don Quijote y poco hizo falta para que volviera a su tema favorito: las ganancias que podrían sacar de todo aquello. Entonces reflexionó en voz alta, aconsejando que nos fuésemos a servir a algún emperador, o a otro príncipe grande que tenga alguna guerra, en cuyo servicio vuestra merced muestre el valor de su persona, sus grandes fuerzas y mayor entendimiento; que visto esto del señor a quien serviremos, por fuerza nos ha de remunerar a cada cual según sus méritos; y allí no faltara quien ponga en escrito las hazañas de vuestra merced para perpetua memoria

No era algo tan fácil, explicó Don Quijote, pues primero era necesario hacer las hazañas y llegar a alguna tan grande que alguien le diera la fama y fueran los propios nobles y grandes caballeros los que le abriesen las puertas de sus castillos. Y empezó a contar detalladamente, tal y como lo veía en sus sueños, lo que pasaría, cómo les recibirían y serían atendidos...

Le costaba poco a Sancho soñar cuando de su tema favorito se trataba, por lo que también se explayó al respecto de lo que su amo le contaba que habría de pasar... En fin, una divertida lectura en la que Don Quijote se ve ya rey y Sancho noble, repartiéndose los honores:

Y aún te sobra, dijo Don Quijote, y cuando no lo fueras, no hacía nada al caso, porque siendo yo el rey, bien te puedo dar nobleza sin que la compres ni me sirvas con nada, poruqe en haciéndote conde, cátate ahí caballero, y digan lo que dijeren, que a buena fe que te han de llamar señoría, mal que les pese.

Terminando el capítulo con una certera reflexión:

Quédese eso del barbero a mi cargo, dijo Sancho, y al de vuestra merced se quede el procurar venir a ser rey y el hacerme conde. Así será, respondió Don Quijote.

¡Seguimos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?