lunes, 20 de agosto de 2012

Leyendo el "Quijote". 1ª parte. Capítulo 22. Los galeotes.

Capítulo vigésimosegundo
De la libertad que dio Don Quijote a muchos desdichados que mal de su grado los llevaban donde no quisieran ir
De nuevo Cervantes, como para "curarse en salud", nos recuerda que estamos leyendo una gravísima, altisonante, mínima, dulce e imaginada historia producto de la creatividad de Cide Hamete Ben-Engeli.

Cuenta esta vez que nuestros dos protagonistas, después de haber departido ampliamente sobre lo que pensaban conseguir en el futuro, van al encuentro de (o sería mejor decir "les viene") una nueva aventura al observar la comitiva formada por hasta doce hombres a pie ensartados como cuentas en una gran cadena de hierro por los cuellos, y todos con esposas a las manos. Venían asimismo con ellos dos hombres de a caballo y dos de a pie;.

Se le ocurre a Sancho comentar que serían sin duda galeotes, "gente que por sus delitos va condenada a servir al rey en las galeras de por fuerza", como él mismo explica.

Es oír la palabra "de por fuerza" y despertarse en Don Quijote el ardor caballeresco por el que debía ayudarles a pesar de que su escudero le recuerda que es la misma justicia del rey la que les condena por sus malas acciones.

No es eso obstáculo para Don Quijote: se trata de gente maltratada y él tiene que defenderles, así que se acerca a la comitiva y comienza a hablar con los guardianes, que le permiten preguntar a los condenados el motivo por el que se ven así.

Van respondiendo metafóricamente que han llegado a esa situación uno por enamorado, otro por cantor, el de más allá por pobre, el cuarto por alcahuete... repasando estas historias estaba cuando llega a uno que está mucho más aherrojado porque traía una cadena al pie tan grande que se la liaba por todo el cuerpo, y dos argollas a la garganta, la una en la cadena, y la otra de las que llaman guarda amigo, o pie de amigo, de la cual descendían dos hierros que llegaban a la cintura, en los cuales se asían dos esposas, donde llevaba las manos cerradas con un grueso candado, de manera que ni con las manos podía llegar a la boca, ni podía bajar la cabeza a llegar a las manos.. Interrogado por el motivo, dice llamarse Ginés de Pasamonte, y ser el autor del libro de su vida que espera poder continuar escribiendo mientras esté preso (recordemos que asi fue como escribió Cervantes este libro). En fin, resumiendo puesto que lo podéis leer tranquilamente, ya llevaba Don Quijote el "ardor guerrero" y las ganas de socorrerles, por lo que bastó el oir lo que escuchó para pedir a sus guardianes que los liberasen.



Se armó una terrible batahola y lograron liberarse los galeotes, a los que Don Quijote pidió, como solía hacer, que visitaran a Dulcinea y le contasen su hazaña. No podían ellos hacer eso y con paciencia al principio se lo intentaron explicar, pero no es nuestro caballero, como sabemos, muy dado a que le contradigan, así que vuelve a armarse pendencia, de la que resulta una lluvia de piedras contra caballero y escudero. No se pudo escudar tan bien Don Quijote, que no le acertasen no sé cuantos guijarros en el cuerpo con tanta fuerza, que dieron con él en el suelo; y apenas hubo caído cuando fue sobre él el estudiante, y le quitó la bacía de la cabeza, y dióle con ella tres o cuatro golpes en las espaldas, y otros tantos en la tierra, con que la hizo casi pedazos. Quitáronle una ropilla que traía sobre las armas, y las medias calzas le querían quitar si las grevas no lo estorbaran. A Sancho le quitaron el gabán, dejándole en pelota, repartiendo entre sí los demás despojos de la batalla, se fueron cada uno por su parte con más cuidado de escaparse de la Hermandad que temían, que de cargarse de la cadena e ir a presentarse ante la señora Dulcinea del Toboso.

Y así dejamos una vez más a nuestros protagonistas descompuestos y mohínos, recibiendo mal por bien de aquellos a quienes tan generosamente habían querido ayudar.

¡Seguimos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?