lunes, 3 de septiembre de 2012

Leyendo el "Quijote". 1ª parte. Capítulo 32

Capítulo trigésimo segundo
Que trata de lo que sucedió en la venta a toda la cuadrilla de Don Quijote
Siguieron nuestros protagonistas y ya amigos el viaje, y llegaron a la venta que tan malos recuerdos traía a Sancho (aún le dolían las costillas de resultas del feroz manteo).

Les recibieron con alegría los huéspedes y la Maritornes, pero ya curada en salud, la ventera se preocupó de que cobrarían antes de ofrecer el mismo aposento a Don Quijote, aunque en mejores condiciones que la vez anterior. Cosa que tampoco echó mucho dever nuestro caballero, pues llegaba tan cansado que en seguida se durmió.

Imagen
Quedaron sus compañeros de viaje en cuadrilla tratando del feliz término de la aventura de Don Quijote, que ya veían cerca. Y elucubraron acerca de la conveniencia de seguir disfrazados o no ante él, dado que la ventera reconoció al barbero y reclamaba su cola, que éste usaba como barba. Convinieron en contar a Don Quijote una historia que le convenciera de la vuelta a su ser del barbero y la ventera quedó así tranquila.

Comienzan a hablar sobre la locura de nuestro caballero, al que no quisieron despertar por la necesidad de descanso que tenía, y -¡cómo no!- vuelven a relucir opiniones sobre los libros de caballería. Ocasión que nuestro auyot aprovecha para hacer un nuevo repaso de ellos a través de los libros que el ventero poseía.

El primero que abrió vio que era Don Cirongilio de Tracia, y el otro de Félix Marte de Ircania, y el otro la historia del Gran Capitán Gonzalo Hernández de Córdoba, con la vida de Diego Garcia de Paredes. Así como el cura leyó los dos títulos primeros, volvió el rostro al barbero y dijo: Falta nos hacen aquí ahora el ama de mi amigo y su sobrina. No hacen, respondió el barbero, que también sé yo llevarlos al corral, o a la chimenea, que en verdad que hay muy buen fuego en ella.

Con tanta vehemencia los defendía el ventero, que Dorotea comenta: "Poco le falta a nuestro huésped para hacer la segunda parte de Don Quijote. Así me parece a mí, respondió Cardenio, porque según da indicio, él tiene por cierto que todo lo que estos libros cuentan pasó ni más ni menos que lo escriben, y no le harán creer otra cosa frailes descalzos".

Y hablando de esos temas, llegan a un manuscrito: "Novela del curioso impertinente", que les intriga, por lo que piden al cura que la lea. Y preparando la lectura les dejamos...

¡Seguimos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?