jueves, 25 de octubre de 2012

43.- La persona es esclava de lo que dice, y dueña de lo que calla"

         .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

mariannavarro.net.Refranes
 Relacionado con el "más vale un toma que dos te daré" , que ya vimos en "De abuelos a nietos", esta sentencia insiste en la importancia de la palabra dada.

 Una persona de confianza es la que se mantiene fiel a su palabra: El hombre debe hacer frente a lo que dice o promete; si no, mejor callar. 
 
¡Cuántas veces hemos comprobado lo fácil que resulta prometer!. De hecho, ya ha quedado para la Historia la célebre frase de Adolfo Suárez, primer presidente de la transición: "Puedo prometer y prometo..." Y cuántas veces nos hemos quedado con las ganas de poder pedirles cuentas y exigir que se cumpla lo que se prometió. Al parecer, la democracia existe solo a la hora de votar, de darles el poder... entonces sí es el pueblo "soberano", pero cuando de exigencias se trata: ¿Dónde y cómo se nos oye? ¿De quién fiarse si el oficio de político se basa en la "demagogia", que es engañosa por definición (1)?

 Llevado al terreno de la vida cotidiana, para la que esto escribe es aún más duro:  El "abuso de confianza", el romper la promesa dada, el "donde dije digo, digo Diego"  tiene mayores consecuencias porque afectan al terreno de los afectos y emociones... y con eso (pese a tener que reconocer que cada vez se tiene en menor consideración frente a la ambición y el materialismo imperantes), no se juega, o no se debería jugar.

Recomendada, pues, la obra del Abate Dinouart: "El arte de callar".

 Demasiado a menudo olvidamos que un ser que habla es también un ser capaz de «producir silencio», y para recordarlo están los tratados de retórica de los siglos XVI y XVII. El arte de hablar es sin duda un arte excelente, pero ¿quién nos enseña el arte de guardar silencio?
 
.*.*.*.*.*.

1.- demagogia. (Del gr. δημαγωγία).

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

1 comentario:

  1. Oh! Oh! Yo quería conocer el origen de la expresión "Donde dije "digo", digo "Diego" también!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?