viernes, 30 de noviembre de 2012

Mensajes cortos, vale; pero... ¿esto?

Puedo estar conforme (hasta cierto punto) con el hecho de que los nuevos medios obliguen a ser parcos en palabras, bien; pero que la necesidad de ser breves dé lugar a mensajes como éste:

On dame v cc de ire paq q z:.& bss da zapatosAndrew

como comentario a un vídeo de mi canal, me da que pensar. ¿Tan limitados están en expresión lingüística como para no poder comunicarse usando un mensaje mínimamente inteligible?
Doy un premio a quien me lo traduzca :)


miércoles, 28 de noviembre de 2012

Los sonidos de la Navidad


54.- "Arrieros somos, y en el camino nos encontraremos"

      .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Era el de arriero (1) un oficio duro que obligaba a los que lo ejercían a moverse de un lado a otro por los caminos , generalmente montañosos, para el traslado de mercancías . Por eso, seguían rutas más o menos fijas que recorrían de forma cíclica ofreciendo casi siempre productos de primera necesidad en los pueblos fuera de las rutas comerciales mejor comunicadas.  Buhoneros, quincalleros, vendedores ambulantes... que en muchas ocasiones viajaban juntos para poder auxiliarse en caso de apuro.
 
Retrocedieron silenciosamente al tiempo que avanzaba la construcción de carreteras y la mejora de las comunicaciones, pero su imagen queda en nuestro refranero para recordarnos que la vida es un viaje en el que cuando alguien niega un auxilio a otro, no pasará mucho para que pueda a su vez verse necesitado y reciba el mismo trato.

   .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

 (1).- De "arre" (interjección para animar a las cabalgaduras).- Persona que trajina con bestias de carga.

 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
 
Imposible no referirse en este caso a la preciosa canción de Atahualpa Yupanqui: "El arriero"

 

 

 

martes, 27 de noviembre de 2012

53.- "Haz lo que digo, pero no lo que hago"

   .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.  

  Este refrán, citado en "De abuelos a nietos" con relación al de "No entra en misa la campana y a todos llama", nos muestra una costumbre muy habitual en el ser humano: aconsejar a otros lo que han de hacer, siendo él el primero en no seguir aquello que aconseja.Y desarrollando esta explicación, me ha venido a la cabeza una coplilla que dice:
 
"El señor cura no baila / porque tiene la corona,
¡baile, baile, señor cura,/ que Dios todo lo perdona!"
 
Y la he recordado porque ha sido y es muy importante "predicar con el ejemplo" para tener credibilidad e inspirar confianza en los demás.
 
Lo malo de eso es que otros refranes también comentados como: "la mujer del César no solo tiene que serlo sino parecerlo" o "lobo con piel de cordero" nos previenen sobre aquellos que presentan dos caras: lo que quieren que vean los demás y lo que realmente son.

En fin, concluyendo y volviendo a nuestra frase inicial:
 
Aconsejar es fácil, pero... "del dicho al hecho, hay gran trecho (1)". ¿No os parece? 

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Lectura aconsejada relacionada con el tema tratado:

   Ganadora del premio Edebé 2010, Maite Carranza en su obra "Palabras envenenadas" trata sobre el abuso de menores.

   ¿Qué pasó con Bárbara Molina? Nunca se encontró su cuerpo ni se consiguieron pruebas para detener a ningún culpable. Una llamada a un móvil pone patas arriba el destino de muchas personas: el de un policía a punto de jubilarse, el de una madre que ha perdido la esperanza de encontrar a su hija desaparecida, el de una chica que traicionó a su mejor amiga. Palabras envenenadas es una crónica de un día trepidante, vivido a contrarreloj y protagonizado por tres personas cercanas a Bárbara Molina, desaparecida misteriosa y violentamente cuando tenía quince años. Un enigma que, después de cuatro años sin resolverse, va a verse sacudido por nuevas claves. A veces, la verdad permanece oculta en la oscuridad y sólo se ilumina al abrir una ventana.
Una historia de mentiras, secretos, engaños y falsas apariencias que pone el dedo en la llaga sobre mitos incuestionables. Un relato escalofriante que disecciona la hipocresía de la sociedad española moderna. Una denuncia valiente de los abusos sexuales infantiles, sus devastadoras consecuencias y su invisibilidad en este mundo bienpensante nuestro.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

(1) trecho.- Espacio, distancia de lugar o tiempo.

 

lunes, 26 de noviembre de 2012

Leyendo el Quijote. 1ª parte. Capítulo 45.

Capítulo cuadragésimo quinto:  Donde se acaba de averiguar la duda del yelmo de Mambrino y de la albarda, y otras aventuras sucedidas, con toda verdad .
 
Veíamos en el capítulo precedente cómo las versiones sobre la bacía o yelmo de Mambrino ("baciyelmo" lo llama Sancho, muy acertadamente) eran bien distintas según las dieran nuestros protagonistas o su anterior propietario.
 
Esa diferencia obliga a los allí presentes a dar su opinión, y no desaprovecha el barbero la ocasión para reírse del hecho y, de paso, ganarse un poco más la confianza de Don Quijote, al que, como sabemos, querían hacer retornar a su casa. El caso es que comenta: Y así, y tras apoyar
 
-Señor barbero, o quien sois, sabed que yo también soy de vuestro oficio, y tengo más ha de veinte años carta de examen, y conozco muy bien de todos los instrumentos de la barbería, sin que le falte uno; y ni más ni menos fui un tiempo en mi mocedad soldado, y sé también qué es yelmo, y qué es morrión, y celada de encaje, y otras cosas tocantes a la milicia, digo, a los géneros de armas de los soldados; y digo, salvo mejor parecer, remitiéndome siempre al mejor entendimiento, que esta pieza que está aquí delante y que este buen señor tiene en las manos no sólo no es bacía de barbero, pero está tan lejos de serlo como está lejos lo blanco de lo negro y la verdad de la mentira; también digo que éste, aunque es yelmo, no es yelmo entero.
-No, por cierto -dijo don Quijote-, porque le falta la mitad (...)
 
Y así, y tras apoyar dichas palabras todos los que estaban en el complot (cura, Cardenio, ...) y las conclusiones a las que llega Don Quijote sobre los extraordinarios  sucesos que ocurren en ese castillo, dejan al pobre barbero en un estado de confusión tal que ya no sabe si es él quien no rige o se ha encontrado entre un grupo de personas que consideraba respetables y son a cual más loco.
 
Para aquellos que la tenían del humor de don Quijote era todo esto materia de grandísima risa; pero para los que le ignoraban les parecía el mayor disparate del mundo, especialmente a los cuatro criados de don Luis, y a don Luis ni más ni menos, y a otros tres pasajeros que acaso habían llegado a la venta, que tenían parecer de ser cuadrilleros, como, en efeto, lo eran. Pero el que más se desesperaba era el barbero, (...)
 
Estos que no entendían nada no pueden evitar el intentar mediar en lo que allí se discutía y, naturalmente, lo único que consiguen es liar aún más la insensata situación, aumentando las risas de los que sabían de la locura "quijoteril" y desconcertándoles aún más la airada reacción de nuestro caballero. ¡Vaya que si se lió!:
 
El barbero aporreaba a Sancho; Sancho molía al barbero; don Luis, a quien un criado suyo se atrevió a asirle del brazo porque no se fuese, le dio una puñada, que le bañó los dientes en sangre; el oidor le defendía; don Fernando tenía debajo de sus pies a un cuadrillero, midiéndole el cuerno con ellos muy a su sabor; el ventero tomó a reforzar la voz, pidiendo favor a la Santa Hermandad; de modo que toda la venta era llantos, voces, gritos, confusiones, temores, sobresaltos, desgracias, cuchilladas, mojicones, palos, coces y efusión de sangre. Y en mitad deste caos, máquina y laberinto de cosas, se le representó en la memoria a don Quijote que se veía metido de hoz y de coz en la discordia del campo de Agramante, y así dijo, con voz que atronaba la venta:
-Ténganse todos; todos envainen; todos se sosieguen; óiganme todos, si todos quieren quedar con vida.
 
En fin el más loco de todos fue el que vino a traer la paz y la cosas se apaciguaron, volviendo las aguas a su cauce. Pero no era cuestión de desaprovechar la ocasión, por lo que deciden presentar a Don Quijote a la Santa Hermandad, una excusa como otra cualquiera para terminar ya de devolverle a su casa, atado y encantado por una razón suficientemente fuerte para nuestro protagonista, que a pesar de todo aún exclama, indignado:
 
(...) decidme: ¿Quién fue el ignorante que firmó mandamiento de prisión contra un tal caballero como yo soy? ¿Quién el que ignoró que son exentos de todo judicial fuero los caballeros andantes, y que su ley es su espada, sus fueros sus bríos, sus premáticas su voluntad? ¿Quién fue el mentecato, vuelvo a decir, que no sabe que no hay ejecutoria de hidalgo con tantas preeminencias ni exenciones como la que adquiere un caballero andante el día que se arma caballero y se entrega al duro ejercicio de la caballería? ¿Qué caballero andante pagó pecho, alcabala, chapín de la reina, moneda forera, portazgo ni barca? ¿Qué sastre le llevó hechura de vestido que le hiciese? ¿Qué castellano le acogió en su castillo que le hiciese pagar el escote? ¿Qué rey no le asentó a su mesa? ¿Qué doncella no se le aficionó y se le entregó rendida, a todo su talante y voluntad? Y, finalmente, ¿qué caballero andante ha habido, hay ni habrá en el mundo, que no tenga bríos para dar él solo cuatrocientos palos a cuatrocientos cuadrilleros que se le pongan delante?
 
¡Seguimos!
 
 
 
 
 

"De fuera vendrá quien de tu casa te echará" o el recurso del pataleo.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Es un refrán con un significado tan claro que esta vez, más que explicarlo, lo empleo para, como indico en la segunda parte del título, aplicar el recurso al pataleo, al abucheo, a dar rienda suelta a la indignación.

mariannavarro.net.Refranes

  Esa concluyente sentencia fue la que usó mi madre cuando me despidieron del trabajo tras la baja por maternidad porque mi sustituta (a la que había dado yo su primer empleo sin haber acabado aún la carrera) y su marido llegaron a un acuerdo con el director y, finalmente, se quedaron con el Centro.
 
Dice nuestro refranero que "el que la hace, la paga" y realmente así es: lo que con malas artes se consigue, con malas artes se va. Solo hay que dar "tiempo al tiempo". Pero esta frase se destaca en la selección de refranes precisamente en estos días de manifestaciones, en los que las primeras planas de los periódicos muestran a unos airados piquetes de huelguistas que ejecutan actos vandálicos como los de la imagen, rompiendo las lunas del autobús para impedir la visibilidad de su conductor y con ello evitar que pueda seguir con su trabajo o acudir a él los viajeros que en él viajaban. ¿No será que les interesa mostrar el lado más aberrante para restar credibilidad a la indignación que lleva a esas manifestaciones? Probablemente.
 
Pero estamos como estamos por una serie de circunstancias que han desembocado en ello tras múltiples vicisitudes que vienen sucediéndose desde hace años, ante las que al parecer nadie tenía nada que decir: contratos basura, facilidad de despido, ajustes de plantilla que dejaron en tierra a parados de 40 a 50 años imposibilitados en su mayoría de reintegrarse al mercado laboral...
 
¿Dónde estaban entonces los sindicatos?:  Aquellos polvos traen estos lodos.

Y luego, al contemplar las barbaridades de algunos de esos piquetes "informativos" ¿Dónde está la libertad democrática para optar a una decisión libre y ajustada a las necesidades o convicciones personales de cada quién?
 
Pero aún hay más: si, como hemos visto, no existe respeto en el plano familiar, si no lo hay en el plano social, ¿cómo nos extraña que no lo haya en aquéllos a quienes nuestro voto ha dado el poder que han convertido en poder absoluto, olvidando que en democracia se trata de una representación de la voluntad del pueblo y nunca de una capacidad de decisión muchas veces en contra y a pesar de esa voluntad?.
 
Sí, señores, de fuera vienen (nunca podremos considerarlos "nuestros") aquellos que nos machacan, que nos quitan el trabajo, el poder adquisitivo, y no contentos con ello nos hacen (o nos quieren hacer) pagar hasta por el aire que respiramos (aire bastante sucio, por cierto, gracias también a su ineficacia). De fuera vienen quienes llegan al poder pretendiendo ponerse al servicio del pueblo, para engordar sus propios bolsillos y los de su séquito, saliendo impunes de cualquier intento de rectificación porque -no nos dejan olvidarlo- somos nosotros mismos quienes les dimos ese poder y son ellos los que dictan leyes y normas.
 
Y nos echan de casa, literalmente, porque mientras buscan ayudas para los banqueros, nos desahucian, nos siguen ahogando, limitando nuestros derechos, derechos adquiridos con mucho esfuerzo, tapándose "errores" como malversaciones de fondos públicos, repartiéndose puestos de privilegio y hasta imponiéndose con expresiones como: "esto se hace así porque lo digo yo, y basta" mientras el pueblo llano se ahoga en deudas, pierde lo poco que ha podido conseguir y de "clase media" pasa a rozar el grado de pobreza
 
Pero este pueblo que -parafraseando a Jarcha- "solo desea su pan, su hembra, la fiesta en paz" está llegando a exigir su libertad con ira. Una vez más se nos muestra el alcance de la sabiduría popular del refranero.
 
Luego, pasados los cuatro años preceptivos, volverán a contar con nosotros, a engatusarnos, y habrá quien les vote, quien se deje engañar de nuevo, y nos haga pensar que realmente tenemos lo que nos merecemos.
 
¿Qué nos queda? ¿Podremos en verdad hacer algo para que se nos oiga, para que se nos tenga en cuenta? Lo veo tan difícil, lo tienen todo tan atado y bien atado, que me temo que sólo nos quede el recurso al pataleo.
 
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

 -¡Oh! Fábricas no faltan -respondió-. Tendría que haber visto esto hace cuatro o cinco años. Por todas partes se trabajaba, hacían falta obreros, jamás se había ganado tanto. Pero ahora, ahora se muere uno de hambre. Es una desolación; de todos lados despiden trabajadores, y los talleres y las fábricas van cerrándose unos tras otros. No digo yo que tenga la culpa el Emperador; pero, ¿a qué demonios se va a guerrear en América? Todo esto sin contar los animales y personas que se están muriendo del cólera. 


 

jueves, 22 de noviembre de 2012

52.- "La crueldad es la fuerza de los cobardes"

   .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
mariannavarro.net.Refranes

Estamos atravesando una época en la que demasiado a menudo (aunque nunca sea suficiente) se nos alerta de la crueldad: contra la mujer, contra los niños, contra los animales... y se me ocurre pensar si no se trata, en resumen, de que la máxima "el hombre es un lobo para el hombre" (de la que ya hablamos, y data de hace 2.200 años) se cumple como norma general.
 
Pero si revisamos la Historia, es sobre todo en época de crisis cuando se exacerba dicha crueldad y se vuelcan las frustraciones y la impotencia sobre los más débiles. Por eso es el arma, la fuerza de los cobardes, que "se crecen" ante la dominación brutal, animal (por referirme al uso de la sinrazón, no porque los animales sean crueles en este sentido del que hablamos).

Sin embargo, y aquí está la paradoja, nos hallamos en una "civilización" en la que todos (se supone) poseen una mínima cultura y acceso a la información. No obstante, la deshumanización, la falta de empatía (ponerse en lugar del otro), la despreocupación por los demás (la falta de auxilio en la calle a quien está pasándolo mal, la falta de ayuda a quien no se conoce, la solidaridad -que parece medirse sólo por la monedas que se dan en determinadas causas-) están por todas partes, y me pregunto -desanimada- ¿Dónde está el progreso, el enriquecimiento de la calidad humana?

Sucede, y no se denuncia: maltrato, vejaciones, abusos... "Quien calla, otorga". Por tanto, quien calla es cómplice.

Centrándonos en el tema objeto de estos refranes, definición de crueldad:

1. f. Inhumanidad, fiereza de ánimo, impiedad.

2. f. Acción cruel e inhumana.
 

Definición de cobardía y cobarde:

1. f. Falta de ánimo y valor.
1. adj. Pusilánime, sin valor ni espíritu.

Inhumano (no humano= bestial, animal) y sin valor. ¿Hace falta más definición ni comentario?
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

A comentar: "Las Semillas de la violencia". Luis Rojas Marcos.


   

Inauguro página en Facebook

Para aquellos que os pueda interesar un contacto más cotidiano, me encantará que déis a "me gusta" en http://www.facebook.com/MnEnsenanzaEnLinea .
Muchas gracias.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Se nos ha ido "Miliki" :(

¿Qué decir que no se haya dicho ya? Los payasos de la tele han estado presentes en mi vida yo diría que desde siempre... Mis hijos aprendieron sus canciones, he sido de sus niños de 30 y de 40, y me emocioné viéndole ya tan mayor en el final de la preciosa y emotiva película de su hijo "Pájaros de papel".

Hubiera sido imperdonable que no hubiera incluido canciones suyas en el repertorio de los vídeos infantiles que voy haciendo, y afortunadamente puedo estar orgullosa de tener entre ellos el "barquito de cáscara de nuez"
Y el "señor Don gato"
 
Si es verdad que nadie muere mientras perdure su memoria,  Emilio Aragón, Miliki, seguirá vivo siempre. Descansa en paz, buen amigo.

jueves, 15 de noviembre de 2012

51.- "Quien calla, otorga" o dar la callada por respuesta

      .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*. 
 
  Cuando alguien es acusado y arrestado, estamos familiarizados a que el agente proceda a la lectura de sus derechos, en la que se menciona: "Tiene derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga puede ser usada en su contra..."

Y sin embargo, tenemos este refrán tan común como paradoja: quien calla, quien no reacciona ante algo de lo que se le acusa, está admitiendo su culpabilidad o la realidad del hecho.

Suele usarse en la actualidad este dicho cuando  se está pidiendo opinión para decidir por votación entre los miembros de un grupo y alguien se abstiene. Entonces se considera que le da igual el resultado y acatará la decisión general. Pero también está su lado irónico, y puede ser usado para que alguien reaccione acusándole de no tener opinión propia.
 
Normalmente se ha considerado la abstención ( dar la callada por respuesta ) como "castigo" a una propuesta que no acaba de convencer como para dar el SÍ, mas para la que, sin embargo, tampoco hay oposición, o  se votaría NO.

No veo mejor muestra de desdén contra algo o alguien, pues ya sabemos que "no hay  mayor desprecio que no hacer aprecio", pero estemos seguros de que si algo "da donde nos duele", reaccionaremos. Y es lógico, porque nuestro silencio puede ser considerado como asentimiento y normalmente funciona (o es tomado) como voto a favor.

 Aunque muchos personajes públicos usan este sistema para "pasar" del cúmulo de rumores que la prensa vierte sobre ellos, solo si esta actitud fuera mayoritaria, alcanzaría su sentido de rechazo. Porque..

¿Qué pasaría si en la convocatoria de elecciones nadie, aparte de los interesados, fuera a votar?

 .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

  Mal tiempo para votar, se dice el presidente de la mesa electoral número catorce de la capital de un país sin nombre, mientras observa una torrencial lluvia que parece haber borrado a los electores...

 
 ¿Qué pasa cuando el 83% del electorado de la capital de un país se abstiene de votar o vota en blanco?
Ésta es la trama del "Ensayo sobre la lucidez" de Saramago . Con tantos aparentes despropósitos como en el ''Ensayo sobre la ceguera'  del que parece ser una continuación , hay más cera de la que arde en su contenido y una verdad más cercana a la realidad de lo que parece.

martes, 13 de noviembre de 2012

50.- "En 13 y martes, ni te cases ni te embarques"

     .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
mariannavarro.net.Refranes
  Y continúa: "... ni de tu casa te apartes".

 ¿Por qué esa fobia en especial a este día de la semana en el que, por otra parte, sabemos que la vida transcurre normalmente, con sus momentos buenos y malos, como en lo demás días?

 Buscando documentación, la tesis general es que el "mal fario" viene ya desde su origen , es decir, de la decisión de los romanos de dar a ese día el nombre del dios de la guerra, Marte. Por lo cual, si al dios le da por hacer de las suyas, no es el día más propicio para iniciar actividades que precisen de pericia y suerte para ser mantenidas 'a flote' (como son el matrimonio y el viaje en barco).

 Para confirmar ese temor, la historia constata que se produjo en martes la confusión de lenguas en la Torre de Babel y la caída de Constantinopla . Si tenemos en cuenta que hay 52 semanas y pico en el año, tenemos de 52 a 53 martes. Sin remedio tiene que haber constancia de hechos buenos y malos a lo largo de la Historia... y el que en unos países sea el martes y en otros el viernes, convirtiéndolos en fatídicos si además se les une el número 13, entra en el terreno de la superstición, en el que, como en el de la fe, cualquier intento de demostración quedará condenado al fracaso.

 Veamos ahora, entonces, el temor al número 13, que fue considerado "benéfico" por los romanos (era el preferido de Julio César, ya que la legión (1) decimotercera fue la que le llevó a grandes victorias por todo su imperio).

 Pues bien, encontramos en la tradición hebrea (Biblia, Antiguo Testamento) que los espíritus maléficos son 13, que es este capítulo del Apocalipsis el que habla de la Bestia y el anticristo y, por si no fuera suficiente, en la famosa Santa Cena (inicio de la pasión y muerte) fueron trece.

 Así que ¿para qué queremos más? Si se junta el dios de la guerra con el temido 13... ¡Cuidado!

 Pero es curioso que en civilizaciones como la anglosajona no sea el martes, sino el viernes 13, el día a temer. Bien, pues también tiene el mismo origen, solo que no estando tan influenciados por la cultura romana, consideraron al viernes (día de la crucifixión) como más apropiado para darle la mala fama.

 Y como para darles la razón, fue el viernes 13 de octubre de 1307 cuando comenzó la persecución que acabaría con la Orden del Temple, pero también, y debido a la maldición que desde la hoguera pronunciara el último maestre Jaques de Molay, fueron desapareciendo los instigadores de dicha persecución, así como la dinastía completa de los Capetians (Felipe el hermoso) de la que no quedó heredero alguno.

 Como hemos mencionado, han sido muchos los martes y viernes 13 a lo largo de la Historia y los hay buenos y malos... pero como parece que es más fácil recordar esto último, y "por si acaso" más vale no tentar a la suerte en estos días.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Sirva este refrán (buscando, como siempre, su aplicación al terreno de las asignaturas de Lengua y Literatura españolas), para hablar de la enumeración y de las frases coordinadas distributivas, así como del uso del "ni" como conjunción negativa.

No bebas agua que no veas ni firmes carta que no leas... Lo prestado, ni agradecido, ni pagado; etc.
 
(1) Según la R.A.E. Legión: 2. f. Cuerpo de tropa romana compuesto de infantería y caballería, que varió mucho según los tiempos.

 

viernes, 9 de noviembre de 2012

49.- "Jugársela a cara o cruz" o las dos caras de una situación.

   .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
  
Como ya se comentó al hablar del dicho: "Cada moneda tiene dos caras" (en "De abuelos a nietos") nos hallamos ante esta sentencia en la que no sólo se refiere al hecho de apostar en un juego de azar, sino que, poniéndolo en relación con el juego de la vida, se suele usar cuando una persona, normalmente desesperada, "pone toda la carne en el asador" y arriesga el todo por el todo.

 Aunque en este juego la ley de probabilidades sea del 50%, sabemos que no es así en la vida, en la que hay mucho que arriesgar para ganar; y aunque refranes que ya hemos visto, aconsejen prudencia ("Quien guarda, halla") también tenemos "quien no se moja, no coge peces".

 Probablemente en muchos casos, habrá que mojarse y dejar a la suerte que sea la que decida.

   El porqué se habla de  "cara " y  "cruz " al referirnos al anverso y el reverso de las mismas, parece provenir de la Alta Edad Media en la que los escudos (monedas de ese nombre) tenían dos líneas perpendiculares en el centro, tomando forma de aspa o cruz.

 En el anverso, como sucede hoy en día siguiendo la tradición numismática (1), se representaba una imagen simbólica del país - como un monumento, planta o animal característico y representativo-, o el retrato de una divinidad o del gobernante en el momento de acuñación (2) de la moneda) , y en el reverso, una leyenda con su valor.
 
Aunque esto no suceda en todos los países, sólo tenemos que mirar las monedas del euro para darnos cuenta de que este sistema persiste.

 En cuanto a las medallas religiosas cristianas, era habitual representar en la  "cara " la imagen objeto de veneración o culto cuya protección se invocase, y en el reverso, la cruz, símbolo del cristianismo.
 
Volviendo a nuestro tema, recuerdo a una profesora de latín a la que quisimos mucho, llamada Visitación Infante, que cuando respondíamos alguna pregunta al azar, decía: "¡Claro! Si tiene barba, San Antón, y si no, la Purísima Concepción...¿no?". Lo afirmaba porque notaba la duda en nuestra respuesta, pero luego, con la experiencia, comprobamos que equivocándose es como más se aprende.
 
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Relacionado con el hecho de jugársela, en ambas interpretaciones (con el juego y con la vida) tenemos en la brillante obra de Fedor Dostoievski "El jugador", un análisis de la ludopatía escrito en el XIX, que nada desmerece a cualquier análisis  psicológico actual del personaje de un ludópata.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
   (1).- Ciencia referente a las monedas.
  (2).- Imprimir y sellar una pieza de metal, por medio de cuño o troquel
 

Leyendo El Quijote. 1ª parte. Capítulo 44.

Capítulo cuadragésimo cuarto:
Donde se prosiguen los inauditos sucesos de la venta
 
No era Don Quijote de los que se rinden, así que a grandes voces consiguió llamar la atención de los de la posada, no sin antes dar tiempo a la Maritornes de desatar el estribo para que no quedaran restos de su "trastada". El caso es que cuando acudieron y vieron de tal guisa a nuestro caballero, una vez que le hubieron desatado, comprobaron una vez más los que le conocían el grado de locura de nuestro caballero e informaron de ella a los recién llegados.
 
Estos caballeros venían en busca del enamorado de Doña Clara, del que, disfrazado de caballerizo, ya supimos por ella misma y por la prodigiosa voz que todos pudieron escuchar.
 
En fin, que aunque el ventero no supo dar noticias ciertas, los demás sí indicaron que dicho caballerizo podía ser el que buscaban, y se enzarzaron los cuatro caballeros con don Luis, que este era su nombre, al que encontraron dormido junto a un mozo de mulas, para llevarle, de grado o por fuerza, junto a su padre...
 
Ya a esta sazón habían acudido a la porfía todos los más que en la venta estaban, especialmente Cardenio, don Fernando, sus camaradas, el oidor, el cura, el barbero y don Quijote, que ya le pareció que no había necesidad de guardar más el castillo. Cardenio, como ya sabia la historia del mozo, preguntó a los que llevarle querían que qué les movía a querer llevar contra su voluntad a aquel muchacho.
-Muévenos -respondió uno de los cuatro- dar la vida a su padre, que por la ausencia deste caballero queda a peligro de perderla.
A esto dijo don Luis:
-No hay para qué se dé cuenta aquí de mis cosas; yo soy libre, y volveré si me diere gusto, y si no, ninguno de vosotros me ha de hacer fuerza.
 
Entretanto, quisieron aprovecharse del jaleo dos huéspedes para irse sin pagar, pero no era el ventero de los que descuidan sus intereses, por lo que desembocó la trifulca en una pelea tal que pidieron ayuda a D. Quijote. Contestó éste que, según las leyes de caballería, no podía meterse en nueva empresa si ya estaba comprometido en una (como le pasaba a él con la princesa Micomicona) y que, sin embargo, podría ayudarle si le daban permiso. Consiguió la autorización de Dorotea, como es lógico, pero había otro problema: no podía un caballero inmiscuirse en peleas "escuderiles", así que no había otra: sería Sancho el que debería ocuparse de ello.
 
Deja el autor el asunto de la pelea para volver a ocuparse de don Luis, a quien el padre de doña Clara ya había reconocido como el hijo de su vecino. Y con esta confianza, se relata:
 
-Señor mío, yo no sé deciros otra cosa sino que desde el punto que quiso el cielo y facilitó nuestra vecindad que yo viese a mi señora doña Clara, hija vuestra y señora mía, desde aquel instante la hice dueña de mi voluntad; y si la vuestra, verdadero señor y padre mío, no lo impide, en este mesmo día ha de ser mi esposa. Por ella dejé la casa de mi padre, y por ella me puse en este traje, para seguirla dondequiera que fuese, como la saeta al blanco, o como el marinero al norte. Ella no sabe de mis deseos más de lo que ha podido entender de algunas veces que desde lejos ha visto llorar mis ojos. Ya, señor, sabéis la riqueza y la nobleza de mis padres, y cómo yo soy el único heredero; si os parece que éstas son partes para que os aventuréis a hacerme en todo venturoso, recebidme luego por vuestro hijo;
 
No era fácil tomar una decisión tan comprometida sin pensarlo detenidamente, así que decidieron esperar. Pero el diablo no puede estar ocioso (o la novela sin acontecimientos), así que, cuando el ventero consiguió que se le pagase y estaban los demás huéspedes esperando el final del suceso entre don Luis y su vecino:
 
 el demonio, que no duerme, ordenó que en aquel mesmo punto entró en la venta el barbero a quien don Quijote quitó el yelmo de Mambrino, y Sancho Panza los aparejos del asno que trocó con los del suyo; el cual barbero, llevando su jumento a la caballeriza, vio a Sancho Panza que estaba aderezando no sé qué de la albarda, y así como la vio la conoció, y se atrevió a arremeter a Sancho,
 
 
 
Uno porfiaba en que le devolviesen lo suyo; los otros (don Quijote y Sancho) aclaraban que había sido ganado "en buena lid" y que bacía o yelmo ("baciyelmo" lo llama Sancho, para abreviar) había sido de muy buen provecho para don Quijote, pues le había librado de buenas pedradas.
 
Y así nos deja el autor en espera del nuevo capítulo.
 
¡Seguimos!

jueves, 8 de noviembre de 2012

48.- "Pensar es hacer, y no hay hacer sin pensar"

     .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
   
Citado en relación con el dicho: "No se ganó Zamora en una hora", traemos a colación esta máxima filosófica de Boulé, sobre la relación entre la teoría y la práctica: el pensamiento influye en la realidad y por eso tantas veces nos lamentamos de hacer algo o haber actuado tantas veces "a tontas y a locas", sin pensar.

 En estos tiempos en que consideramos a la Filosofía como una ciencia arcana, pasada, poco práctica, útil sólo a soñadores, románticos  y especuladores del pensamiento, no nos extrañamos, sin embargo, cuando mencionamos la propia "filosofía de la vida", adquirida a través de nuestra experiencia, por la cual defendemos o desechamos conceptos.

 De modo que sería iluso negar que nuestros propios pensamientos conforman día a día nuestra forma de actuar. Así que, aunque sea tan frecuente escuchar "dejémonos de filosofías" cuando queremos decir "dejémonos de demagogia" (del hablar por hablar, de la degeneración de la democracia mediante la práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular), practiquemos un poco más esta máxima y, ya que somos el   único animal racional, demostrémoslo: razonemos, pensemos.

 Pensemos, por ejemplo, los conductores, antes de salir de una zona de "ceda el paso" haciendo frenar al vehículo que viene por la vía principal y que no siempre puede dejarnos entrar; o a la hora de aparcar, utilizar el espacio que verdaderamente necesitamos, teniendo en cuenta que medio metro entre uno y otro pueden suponer la cabida de uno o hasta dos vehículos más.

 Pensemos también en el respeto a los espacios que son de todos, en su limpieza y conservación.

Pensemos, en fin, en no hacer a los demás lo que no queremos para nosotros. Se trata de solidaridad, de pensar en los demás ¿No os parece que nos beneficiaría a todos?

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
    Y, como siempre, el consejo de una lectura sobre el tema: "Ética para Amador" de Fernando Savater.


En una palabra, entre todos los saberes posibles existe al menos uno imprescindible: el de que ciertas cosas nos convienen y otras no. No nos convienen ciertos alimentos ni nos convienen ciertos comportamientos ni ciertas actitudes. Me refiero, claro está , a que no nos convienen si queremos seguir viviendo. Si lo que uno quiere es reventar cuanto antes, beber lejía puede ser muy adecuado o también procurar rodearse del mayor número de enemigos posible. Pero de momento vamos a suponer que lo que preferimos es vivir: los respetables gustos del suicida los dejaremos por ahora de lado. De modo que ciertas cosas nos convienen y a lo que nos conviene solemos llamarlo «bueno» porque nos sienta bien; otras, en cambio, nos sientan pero que muy mal y a todo eso lo llamamos «malo». Saber lo que nos conviene, es decir: distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir —todos sin excepción— por la cuenta que nos trae.


miércoles, 7 de noviembre de 2012

47- "Quien algo quiere, algo le cuesta"

      .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
  
  Aunque esta expresión resulta muy sencilla de comprender, la traigo a propósito de otra que tengo por menos  conocida: "Se trata de un toma y daca".

 Pues las dos se refieren a que algo hay que dar ( trabajo, halagos, regalos, dedicación, paciencia, etc...) cuando se está luchando por conseguir algo, ya sea material o de satisfacción personal.
 
Como se decía también en "A Dios rogando y con el mazo dando", siempre requiere esfuerzo el llegar a la meta, y para ello hay muchos "toma y daca" ( =da acá), es decir, muchos acuerdos -comerciales o no (aunque en su origen se hable del trueque en los mercados) - , en fin, muchos intercambios que hacer a lo largo del camino.
 
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Me parece un momento muy adecuado para aconsejar la lectura del "Confieso que he vivido", entrañable biografía de Pablo Neruda.
  Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. La intermitencia del sueño nos permite sostener los días de trabajo. Muchos de mis recuerdos se han desdibujado al evocarlos, han devenido en polvo como un cristal irremediablemente herido.
Las memorias del memorialista no son las memorias del poeta. Aquél vivió tal vez menos, pero fotografió mucho más y nos recrea con la pulcritud de los detalles. Este nos entrega una galería de fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época.
Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros.
De cuanto he dejado escrito en estas páginas se desprenderán siempre —como en las arboledas de otoño y como en el tiempo de las viñas—las hojas amarillas que van a morir y las uvas que revivirán en el vino sagrado.
Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta.
  

lunes, 5 de noviembre de 2012

46.- "¿Dónde va Vicente? Donde va la gente"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
  mariannavarro.net.Refranes
   Relacionado sin duda con el que aconseja "Donde fueres haz lo que vieres",  este refrán en mi opinión esconde sin embargo una paradoja, porque se suele decir irónicamente cuando alguien carece de opinión propia, se deja llevar y por ese motivo acaba en algún lío. Es decir, se le tilda de tener poca personalidad y capacidad de decisión.

Por otra parte, no deja de ser un buen consejo si se toma en su sentido literal, ya que, por ejemplo, a la hora de elegir un restaurante, el que esté más concurrido que otro normalmente quiere decir que cumple las 3 B: "bueno, bonito y barato" :) o, lo que es lo mismo, no somos tan diferentes, y si algo gusta a muchos... por algo será.
 
No obstante, ese eslogan humorístico de "miles de moscas no pueden equivocarse" también tiene su parte de razón... Así, pues, ¿qué es mejor? ¿Seguir nuestro propio criterio?... ¿dejarse llevar por la mayoría?.
  
          Una vez más nos encontramos con un dilema: una doble interpretación para tomar la que corresponda según el momento o la situación.

 1.- Ante la duda, elige lo más solicitado por los demás, o
2.- Hay que mantener la propia opinión y no dejarse llevar.
 
Particularmente, es opinión de quien esto escribe que es mejor equivocarse y rectificar por una decisión personal que por haberse dejado llevar... Opiniones hay para todos los gustos. 
 
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Como en otras ocasiones, son muchas las referencias literarias .  En este caso, aquellas en las que los protagonistas se ven envueltos en algo que les sobrepasa, que apenas entienden, pero que les arrastra poderosa e irremisiblemente hacia un destino que nunca hubieran previsto ni deseado.
 
Suele suceder, sobre todo, en los movimientos de masas, en los que individualmente cada personaje jamás se hubiera involucrado, pero "el rebaño", la fuerza gregaria, los arrastra sin que aparentemente puedan evitarlo. De esto, y de otras características del ser humano enfrentado a algo superior trata "Dime quién soy" de Julia Navarro.

 

domingo, 4 de noviembre de 2012

Nuevo vídeo: "El monte de las ánimas"

Es la época en que las viejecitas contaban a sus nietos leyendas como ésta al caer la noche y a la luz de la chimenea... Siempre me ha inquietado ésta. Y es curioso: me sigue dando un no-sé-qué cuando la leo.