viernes, 7 de diciembre de 2012

57.- "Tomar el rábano por las hojas"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

 
  El rábano, tubérculo  bastante utilizado en casa para acompañamiento de la comida, solo o en ensalada (principalmente con las migas de pan o harina), crece bajo tierra como la zanahoria o la patata, y avisan de su presencia con abundantes hojas. Para recogerlos, hay que ablandar la tierra o ayudarse de una azada y removerla con cuidado si queremos  disfrutar de ellos, o nos podemos arriesgar a que nos quedemos con las hojas en las manos y el rábano siga en tierra.
 
Dicho esto, entendemos mejor su sentido: hacer o interpretar mal una cosa por conformarnos con su apariencia y no profundizar. Mientras que es de todos conocido que lo que debe hacerse es "atajar el problema de raíz".

 Aunque suene similar, debemos hacer notar que tiene el sentido contrario al de "tomar el toro por los cuernos", ya que éste sí nos indica que nos enfrentamos a un problema o situación de frente, valientemente y sin rodeos.

 .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

 De coger el rábano por las hojas se le puede acusar, en mi opinión al rey Macbeth, inmortal personaje de William Shakespeare, quien en su insaciable ansia de poder, ataca el problema en su superficie, "quitándose de en medio" a sus rivales, mientras que el peligro latente vaticinado por las brujas sigue ahí: ¿Es él mismo? ¿Es lady Macbeth?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?