jueves, 2 de mayo de 2013

Refranes y dichos comentados: 92.- "Le gusta más que a un tonto un lápiz"

Creo que es una expresión tan conocida que apenas necesita comentario: se emplea para indicar que una persona es maniática con algo o alguien y lo sigue incondicionalmente; es decir, le gusta mucho.

Ana, una psicóloga compañera y amiga mía en la AET (Asociación Española de Teletrabajo) a la que recuerdo con mucho cariño cuando incurría en alguna expresión como la que hoy comentamos (por ejemplo: "es un judío", "es muy moro", "tonto del bote", "tonto de los palotes"...), me decía : "¡Cuidado! el lenguaje muchas veces discrimina e insulta".

Y efectivamente, este dicho entra dentro de tantos como utilizamos sin darnos cuenta de su transfondo. Como si alguien lo dice mejor que yo es de honor reconocerlo, os copio las acertadas palabras de Discapnet que suscribo punto por punto.

Por tanto: ¡Cuidemos nuestras expresiones!

La Realidad existe según se nombra 

El lenguaje es un elemento clave en la construcción de la cultura y del pensamiento. Los lenguajes que hablan las diferentes sociedades surgen de la necesidad de comunicarse, de transmitir valores, expresar sentimientos,. ..La palabra hablada y escrita es lo que diferencia la forma de comunicación de las personas de la de cualquier especie animal.

El contexto social en el que persona se desenvuelve va a determinar el lenguaje y, por tanto, el pensamiento de la persona. No es lo mismo desarrollarse en un contexto social que en otro.
Por ello, cada lengua refleja las reglas socio-comunicativas, los valores y las formas de percibir el mundo del grupo que lo habla, la que es aceptable y 10 que no lo es, 10 que se puede y 10 que no, los mandatos, las metas, lo insignificante, 10 importante...

Lenguaje y sociedad son dos conceptos que interactúan recíprocamente. La sociedad cambia y con ella el modo de expresarnos. Los valores que tiene una sociedad están escritos en el lenguaje, a la vez que el lenguaje refleja y refuerza los valores de cada sociedad.

El lenguaje, además, es un instrumento de clasificación de la realidad. A través del lenguaje nombramos la realidad, le ponemos etiquetas; también la interpretamos y la creamos simbólicamente cuando establecemos abstracciones o cuando generalizamos. Construiremos la realidad, según la nombremos.

Expresiones como "Le gusta más que a un tonto un lápiz", "Sale más caro que un hijo tonto" o "Le falta un hervor" denotan que, en nuestros esquemas mentales, incluso de forma inconsciente, percibimos a las personas con discapacidad en un plano inferior que quienes no la tienen.

El lenguaje es una construcción social e histórica que influye en nuestra percepción de la realidad: condiciona nuestro pensamiento y determina nuestra visión del mundo. 

¡Cuidémoslo! No solo hay violencia física...


Ejercicio propuesto: La comparación como recurso de habla y literario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?