viernes, 27 de septiembre de 2013

Refranes, dichos, frases hechas: "A salto de mata"

       "A salto de mata"
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
Teniendo como tienen un origen y significados distintos, el hecho de compartir el homófono "mata" ha hecho que este dicho y el de "a matacaballo" evolucionen en conjunto para significar más o menos lo mismo: ir atropelladamente, con prisas. Pero sabemos que el mata-caballo es verbo, mientras que las matas que se saltan en éste son pequeños arbustos.

Como ya vimos en "ir a matacaballo", las situaciones eran diferentes. En la una, el motivo de las prisas se debe a una urgencia, a la necesidad de cumplir un cometido urgente en el menor tiempo posible; mientras que el "ir a salto de mata" (en la http://rae.es  lo encontramos definido así: 1. m. Huida o escape por temor al castigo ) pasa en el lenguaje común de implicar una persecución a presentarse como una actitud ante la vida . ¡Vamos a verlo!

Nos imaginamos una liebre huyendo a través del campo perseguida por un cazador... saltando y sorteando los obstáculos en su huída como puede. ¿Lo tenemos? Pues así es como va también , literal o metafóricamente, la persona acosada, perseguida. Sin mirar por dónde va, tropezando, zigzagueando, 'como loca', sin más afán que ampliar la distancia y dejar atrás a su perseguidor.

Como decía, ese significado literal se da ya pocas veces, y hoy en día "va a salto de mata" quien no es capaz de centrarse. Una muestra acertada es la novela del mismo título de Paul Auster(1), quien hace en ella la biografía de sus  años más duros en los que entre trabajos varios, viajes, mudanzas, y estudios universitarios va asomando su vocación de escritor. A salto de mata constituye una crónica de la realidad de quien quiere verse libre de las ataduras laborales. Modo de vida que no es sólo una elección caprichosa, sino que constituye toda una forma de ser. En palabras del propio autor:

“Creía en mis capacidades, y sin embargo no tenía confianza en mi mismo. Era atrevido y tímido, ágil y torpe, resuelto e impulsivo: un monumento viviente al espíritu de la contradicción. Mi vida acababa de empezar y ya me movía en dos direcciones a la vez”.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.(1) es.wikipedia.org

2 comentarios:

  1. Me encantó, a través de los años y las culturas, las "frases hechas" se van distorsionando las que tienen mejor suerte por cierto, otras, las nuevas generaciones ya no saben.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Aida. De ahí mi intento por mantenerlos vivos. A lo mejor te gustaría visitar mi otro blog centrado en ellos: http://refranenmano.blogspot.com
      Gracias por comentar.

      Eliminar

¿Qué te ha parecido?