martes, 25 de octubre de 2016

Un 25 de octubre...

- de 1881, nace Pablo Picasso, pintor español.
- de 1977, en España, el Gobierno y la oposición, firman los Pactos de la Moncloa.

- de 1980, se descubre en Cádiz el circo romano más antiguo de España.

- de 1993  investigadores de la Universidad George Washington consiguen clonar genes humanos.

 En los Premios Princesa de Asturias 2015 el de Ciencia  fue para la investigadora francesa Emmanuelle Chantier y la americana Jennifer Doudna Su mérito: abanderar la revolución biotecnológica que permite reescribir el genoma y corregir genes defectuosos con un nivel de precisión inédito. 

- de 2001, Paul Allen y Bill Gates lanzan un sistema operativo que se llama Windows XP de Microsoft. La edición Home Edition la lanzó Paul Allen, y la Professional la lanzó Bill Gates.
 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net
Nuestro canal en youtube
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 
Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha

- de 1905, José CORTS GRAU, escritor humanista español. Colaboró en Acción Española, la revista y sociedad cultural fundada por Ramiro de Maeztu en 1931 por la que desfilaron las mejores plumas del rico y variado pensamiento conservador español de la época. En 1931 obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado tras defender su tesis sobre el Pensamiento Político de Balmes. En 1935 logró la cátedra de Filosofía del Derecho de la Universidad de Granada. En 1941 se trasladó a la Universidad de Valencia, donde desempeñará su magisterio hasta la jubilación. Desde 1952 a 1967 fue Rector de dicha Universidad. Falleció el 4 de enero de 1995.
Entre sus obras: J. Luis Vives (Antología), 1943. Balmes, filósofo social, apologista y político, 1945. Los humanismos y el hombre, 1967 y Actualización del pensamiento de Santa Teresa de Jesús en nuestra época, 1997.
 Más adelante, en una tertulia donde se comentaba la actualidad política y los «traspiés» de muchos dirigentes que habían cambiado de camisa, de chaqueta y hasta de aparentes creencias, comentó, poco más o menos: «Miren: en mi pueblo, había una planta baja que fue hogar de Acción Católica; más tarde, se convirtió en Casa del Pueblo; después fue Hogar del Camarada; ahora no sé ya lo que es. Si un inmueble, que no tiene cerebro ni corazón es capaz de esos cambios, ¿qué no hará una persona con corazón, con cerebro y con bolsillo?». (Fragmento del artículo-homenaje de Rafael Brines, 2012)

- de 1928, María DHIALMA TIBERTI, escritora argentina.
A pesar de su reconocida labor como bibliotecaria y como miembro fundador de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), como escritora recibió numerosas menciones honoríficas y premios literarios, entre ellos el del Consejo del Escritor por el cuento Niña en la ventana, y otro por la novela Estimado señor Gris.
Heredera de la tradición literaria de Norah Lange, de tendencia ultramodernista, en los escritos de Tiberti predomina el elemento plástico y el movimiento de las imágenes regidas por el adjetivo siempre parco, como en su famoso poema Y la nostalgia. Algo de Antonio Machado y de Juan Ramón Jiménez se encuentra a lo largo de muchos versos de la autora, pero también de Pablo Neruda y de Rainer Maria Rilke. (Helena Percas, 1958).
En 1967, Ediciones de Cultura Hispánica, bajo la dirección de la académica (RAE) Carmen Conde, publica poemas de Tiberti en una antología titulada: Once grande poetisas américo-hispanas, junto a poemas de Delmira Agustini; Gabriela Mistral; Alfonsina Storni; Juana de Ibarbourou; Dulce María Loynaz; Clara Silva; Julia de Burgos; Amanda Berenguer; Ida Vitale; Dora Isella Rusell.
Yo inventé el tiempo
para decir tu nombre.
Porque mi voz lo quiso,
hubo violetas en verano
y glicinas en otoño.
Fui quien modeló el espacio
para dar cabida a tu sombra.
Y porque mis ojos lo pidieron
el cielo cambió de tono.
Indudablemente,
soy la dueña de todo.
("Soy", en Tierra de amapolas, 1948).
 
- de 1953, Gonzalo ALCALDE CRESPO, escritor, investigador, fotógrafo e ilustrador español. Su obra divulgativa recorre varios géneros, desde sus pormenorizados estudios sobre el territorio natural de la Montaña Palentina, las Comarcas Naturales de las provincias de Palencia, Valladolid y Segovia, sus pueblos, su arquitectura popular y civil, así como un gran número de guías regionales y artículos en revistas especializadas sobre etnografía, turismo, arqueología y prehistoria, junto con sus habituales colaboraciones en diferentes medios de comunicación y prensa de la Comunidad Castellano Leonesa y nacional. En la actualidad es miembro fundador de la Sociedad Española de Espeleología, miembro del Instituto de Prehistoria y Arqueología Sautuola de Santander y académico numerario de la Institución Tello Téllez de Meneses desde el 12 de diciembre de 1995.

Lo dijo el Nazareno en el sermón de la montaña: “vosotros sois la sal de la tierra”, bueno pues antes de eso, mucho antes, en Poza de la Sal, en la comarca burgalesa de la Bureba (Burgos-Spain) la sal ya estaba en la tierra. Y estaba debido a que allí aflora uno de los diapiros salinos más grande y perfectos de Europa (más de dos kilómetros de superficie), fenómeno geológico que provocó un importante yacimiento salino en el subsuelo, y que se formó durante los períodos geológicos de la Era Secundaria o Mesozoica. (Inicio de 'La sal de la tierra' en el blog del autor. Agosto, 2016)


Fallecieron en esta fecha

- de 1938, Alfonsina STORNI, poetisa argentina. Citada con ocasión del aniversario de su nacimiento, un 29 de mayo de 1892, quizás sea atrevido pensar que esta escritora probablemente hubiera pasado desapercibida en nuestro país  sin el precioso tema musical "Alfonsina y el mar" ( zamba compuesta por el pianista argentino Ariel Ramírez y el escritor Félix Luna, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa Mujeres argentinas, de 1969), que recrea su desdichada vida y su suicidio. Las Generaciones del 98 y el 27 estaban lejos de compartir los temas del saber hacer de la poetisa.
Su prosa es feminista, y según la crítica, posee una originalidad que cambió el sentido de las letras de Latinoamérica. Otros dividen su obra en dos partes: una de corte romántico, que trata el tema desde el punto de vista erótico y sensual y muestra resentimiento hacia la figura del varón, y una segunda etapa en la que deja de lado el erotismo y muestra el tema desde un punto de vista más abstracto y reflexivo. La crítica literaria, por su parte, clasifica en tardorrománticos a los textos editados entre los años 1916 y 1925 y a partir de Ocre encuentra rasgos de vanguardismo y recursos como el antisoneto. Sus composiciones reflejan, además, la enfermedad que padeció durante gran parte de su vida (cáncer de mama) y muestran la espera del punto final de su vida, expresándolo mediante el dolor, el miedo y otros sentimientos.
Tuvo el coraje necesario para oponerse a la regla que exigía la virginidad femenina pero no la masculina. De aquí nacieron sus obras Tú me quieres blanca, heredero del Hombres necios de Sor Juana. Lo mismo ocurre en poemas como Hombre pequeñito, La que comprende, Siglo XX o Veinte siglos, textos basados en la búsqueda de la igualdad real para la mujer en el medio. Se pueden poner como ejemplo, además, La inquietud del rosal (1916), El dulce daño (1918), Irremediablemente (1919), Languidez (1920), y los posteriores Ocre (1925), Mundo de siete pozos (1934) y Mascarilla y trébol (1934) y otras creaciones en prosa y teatro como un intento de lograr la libertad femenina contrarrestando la tendencia machista de ese entonces.

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos... En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?
Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará... rodará...
Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.
Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?
(La caricia perdida)

- de 2010, Ana María ROMERO DE CAMPERO, escritora boliviana nacida un 29 de junio de 1941. Llegó a ser  Defensora del Pueblo de Bolivia (1998-2003) y Presidenta del Senado (2010).
Como escritora, publicó: “Ni todos ni tan santos, crónicas sobre el poder” en el que relata su experiencia en el Ministerio de Informaciones, durante la presidencia del Dr. Walter Guevara Arze y la resistencia al golpe de estado de 1979 (1996, dos ediciones); “País Intimo”, que recoge una selección de las columnas que escribió bajo el seudónimo de Ana Mar, en el periódico La Razón entre 1996 a 1998, (2002) y “Cables Cruzados", novela de ficción, inspirada en sus vivencias en la Mesa Latinoamericana de la agencia de noticias United Press Internacional (UPI) en Washington, (2005).
Publicó también una gran variedad de artículos y ensayos con temas de política social, derechos humanos, ética, comunicación social, resolución de conflictos y cultura de la paz.
Recibió numerosos premios y distinciones nacionales e internacionales, entre los que destacan la postulación al Premio Nobel de La Paz como parte de las “1.000 mujeres de paz del mundo” (2005), la Legión de Honor de Francia y el Premio de la Fundación Bertelsmann de Alemania (2001) por su contribución a la democracia y al Estado de Derecho.


América Latina es uno de los continentes donde la democracia está más extendida. Luego de librarse de los regímenes militares y dictatoriales que, con pocas excepciones, la agobiaron hasta fines de los 70 y, tras prolongadas luchas por conquistar la libertad, uno a uno los países fueron convocando a elecciones e inaugurando sus democracias en medio de grandes expectativas de la población. Vale la pena indagar las razones por las que hoy la región está inundada de conflictos.
En la práctica, la democracia implicó algo más complejo que resistir a la dictadura. Resultó ser un proceso que debía construirse prácticamente de cero colocando uno a uno los ladrillos del Estado de Derecho, o sea de un régimen donde impere la justicia y se respeten la legalidad y los derechos humanos. Exactamente la otra cara de la experiencia que se dejó atrás. Con la democracia se inauguró un espacio en el que ciudadanos y ciudadanas pudieran hacerse escuchar, participar y opinar sobre los asuntos que les conciernen. Un sistema que mediante el voto les permitiría elegir a quienes dirigirán el gobiernos y sus representarán en el Parlamento que, a su vez, designarían a jueces que administren una justicia justa.
Ese idílico paisaje pleno de esperanza y de ilusiones se ve hoy amenazado por serias tormentas. Los sueños de al menos dos generaciones -la que luchó por la democracia y la que nació en ella- parecen haberse extraviado. Las señales de intranquilidad son numerosas y en algunos países las calles marcan la agenda política haciendo escuchar la voz de los movimientos sociales e incluso forzando la salida de varios presidentes. ¿Qué ha ocurrido? 
(Fragmento de la ponencia 'Situaciones de conflicto y políticas de seguridad')

- de 2011, Manuel GONZÁLEZ SOSA, poeta español nacido en fecha indeterminada del 1921.
En 1958 fundó los "pliegos poéticos San Borondón" que integraron posteriormente la colección de poesía La fuente que mana y corre. Ha sido también un incesante animador de la vida cultural canaria, mediante la creación de páginas especiales y suplementos literarios en la prensa regional. Su obra poética, publicada casi siempre en ediciones de reducida tirada, es una de las más importantes de la poesía canaria de posguerra. Su hondura y rigor constructivo, la reflexión metafísica y la indagación moral, unidos a una muy profunda depuración verbal, son rasgos que la definen e identifican.
Entre su obra poética: Homenaje sucesivo/Antonio Machado, 1976; A pesar de los vientos, 1977; Díptico de los pájaros, 1997; Cuaderno americano, 1997; Laberinto de espejos (Antología Personal), 1994.
Aquel durazno... Y busco. Y no lo encuentro.
Ni aquel cañaveral, ni la palmera
que entregaba, sensual, su cabellera
al viento que aún retoza. Allá adentro
la cosecha de ausencias precipita
vaharadas de sombra y va velando
las horas que el cenit está incendiando     
con los jirones de una luz marchita.
Pero la muerte es sólo una mudanza.
Todo lo acoge bajo los cristales       
de su fanal la bienaventuranza.
Árboles, muros, rostros, cuantas cosas
faltan de este paisaje, están, cabales,
vivas, en mi recuerdo. Y más hermosas. (De Estudios Canarios)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?