viernes, 4 de noviembre de 2016

Un 4 de noviembre...

de 2007 se expuso, por primera vez en la historia, la momia de TUTANKAMÓN en el Valle de Los Reyes (Luxor).


Fue un faraón perteneciente a la dinastía XVIII de Egipto, que reinó de 1336/5 a 1327/5 a. C. 9 años en los que el poder  ejecutivo estuvo en manos de Ay, y el militar en las de Horembeb, ya que el faraón era un niño (nació en el 1345 a.C., es decir, tenía 9 años al acceder al trono).

Tutankamón no fue un faraón notable ni conocido en épocas antiguas; el tamaño relativamente pequeño de su tumba fue la razón de que no fuera descubierta hasta el siglo XX. Howard Carter la encontró en 1922. Su descubrimiento y los tesoros encontrados en ella tuvieron cobertura mundial en la prensa y renovaron el interés del público por el Antiguo Egipto, convirtiéndose la máscara funeraria del faraón en la imagen más popular. El hallazgo de su tumba, casi intacta, supuso una aportación fundamental para la comprensión de la historia y cultura egipcia. Posibilitó sacar a la luz una cantidad apreciable de joyas, muebles, armas y variados utensilios, aportando una información fundamental que permitió ampliar el conocimiento de la civilización egipcia. 
Tuvimos la suerte de poder ver dicha exposición cuando estuvo en la casa de campo de Madrid.
Entre las novelas acerca de los hallazgos arqueológicos podrían citarse: La herida de la Esfinge, de Terenci Moix; La trilogía de de Christian Jacq: En busca de Tutankamón,–sobre de Howard Carter-; El egiptólogo –acerca de Champollion- y Sangre en el Nilo. Y otras tantas que tratan sobre el mundo de la arqueología egipcia: El complot de los faraones, de Philipp Vandemberg; La novela de la momia, de Théophile Gautier o La Esfinge, de Robin Cook.
Leemos en esta última cómo puede ser la profanación de estos lugares sagrados:



Emeni hundió el cincel de cubre en los apretados trozos de piedra caliza que había directamente frente a él y sintió que chocaba contra una sólida mampostería. Lo hizo nuevamente, nada más que para estar seguro. Sin duda alguna había llegado a la puerta interior. Tras ella se hallaba un tesoro cuya riqueza resultaba difícil imaginar; tras ella se hallaba la casa de la eternidad del joven faraón Tutankamón, enterrado hacía cincuenta y un años.
Se hallaba boca abajo en un túnel oscuro como la noche y tan angosto que apenas cabía en él su cuerpo flaco y sinuoso. Rastrilló con la mano las piedras sueltas que estaban debajo de él hasta que consiguió ubicarlas al alcance de su pie. Entonces, igual que un insecto que estuviera cavando su madriguera, las empujó detrás de sí para que el aguatero Kemese pudiera juntarlas en una canasta.
Emeni no sintió ningún dolor cuando con la mano lastimada buscó a tientas en la oscuridad la pared que había frente a él. Con la punta de los dedos recorrió el sello de Tutankamón que se hallaba sobre la puerta clausurada, inviolada desde el entierro del joven Faraón.   El dolor le laceraba los hombros, y detrás de sí podía oír la respiración agitada de Kemese juntando las piedras en la canasta.
 — Hemos alcanzado la puerta interior — dijo Emeni con una mezcla de miedo y excitación. Más que cualquier otra cosa, deseaba que esa noche llegara a su fin. No era un ladrón. Pero sin embargo allí estaba, cavando un túnel para llegar al eterno santuario del  desventurado Tutankamón

Un nuevo viernes y un nuevo programa de @DespiertaSherezade en el que se cierra la temática de novela negra con una pequeña reseña de 'Aguacero' de Luis Roso presentada por él mismo entre clase y clase, y jugosas entrevistas al ganador del Certamen Literario Internacional Novela Negra Ciudad de Getafe 2016 con 'El peso del alma', el simpatiquísimo José María Espinar Mesa-Moles, además de a Mikel Goldstein, autor de Delirios Impuestos.
Encantada de colaborar, junto con José Pimat en este apasionante programa llevado por Maribel Marín Gómez.
  .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net Clases particulares online, trabajos universitarios
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. 

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha

- de 1909, Ciro ALEGRÍA, escritor, político y periodista peruano fallecido el 17 de febrero de 1967. Es uno de los máximos representantes de la narrativa indigenista, marcada por la creciente conciencia sobre el problema de la opresión indígena y por el afán de dar a conocer esta situación, cuyas obras representativas son las llamadas “novelas de la tierra” con títulos como: La serpiente de oro (1935), Los perros hambrientos (1939) y El mundo es ancho y ajeno (1941), su obra cumbre y una de las novelas más notables de la literatura hispanoamericana, con numerosas ediciones y traducida a muchos idiomas. Es, además, uno de los representantes más destacados del Grupo Norte que surgiera en la primera mitad del siglo XX en la ciudad de Trujillo.

Te admiro al conocerte,
te conozco al verte,
te veo al saber de ti,
de ti lo sé todo,
lo sé todo por mis sentimientos,
mis sentimientos crecen gracias a ti.
Tus letras son melodías,
me tranquilizan el alma y la mente,
tu musa es notable,
tan notable como para crear maravillas.
Te describes en tus anécdotas,
te reflejas en tus hechos,
eres sabio como inteligente,
creativo como un toque de arco iris.
Eres tan patriota como los colores rojo y blanco,
ayudaste a mi patria y a mi ser,
aprendiste a amar creando versos,
defendiste a los humildes,
me enseñaste a siempre querer más,
a querer ser como tú,
te admiro.
(Te admiro)

- de 1965, Lois Xosé PEREIRA, escritor español. Es profesor de Lengua y literatura Gallega en Rábade (Lugo), lengua con la que escribe. Fue una revelación como escritor al ganar el Premio Xerais en 1985 con la novela As horas de cartón, que recibiría el Premio de la Crítica de narrativa gallega al año siguiente. Es la historia de Clara, una mujer de 45 años que nos cuenta su propia experiencia, tal vez la vida y el recuerdo de toda una generación, tristemente sentada adormilada frente a la TV en aquellos días de noviembre gris, en 1975, cuando el general Franco es enterrado. Algo de todos se entierra con él. Un intenso proceso de internalización e imaginación lírica de un autor de  veinte años. Una promesa que no ha parecido fructificar. 
 Publicó en 1992 A vida vexetal, pero no parece haber referencias actualizadas que acrediten la continuación de su carrera literaria.
Fallecieron en esta fecha

- de 1968, José MONEGAL, cuentista, ensayista y periodista uruguayo (n. 1892). Su narrativa de género gauchesco tiene como escenario al mundo rural de su país. En el suplemento dominical de El Día publicó desde 1950 a 1968 unos trescientos cincuenta cuentos de su autoría ilustrados por él mismo, de temática rural, en su mayoría de corte realista ambientados en la zona fronteriza de Uruguay con Brasil. También escribió relatos de corte fantástico basados en el folclore de la región. Juana de Ibarbourou prologó en 1975 la publicación de su obra poética Resurrección del Gaucho. El hombre en la isla perdida.
Su novela más conocida es Memorias de Juan Pedro Camargo (1958), recreación del tradicional relato de Juan el Zorro, varias veces tratado en la literatura uruguaya de temática rural.

-Güenas tardes, Juan, va pa mucho tiempo que no te véia. Desculpá que te reciba en calzoncillos, ricién salí de la siesta; pero vos sos de confianza. ¿Qué asunto te trái?
-Ta bien, ta bien, don Capivara, soy un viviente llano, anqué tuviera desnudo sería lo mesmo. Vea don Capivara, y désemule y no se ofenda con lo que le diga, que por bien suyo lo hago...
-Acortá el preludio, Juan.
-Güeno. He sabido que usté piensa acoyararse con la Lobita Villalba. ¿Es verdá eso?
-Talcualmente.
-Pues yo le vine a decir que usté va a redondiar un disparate más grande que el Cerro de los Tatuses.
A don Capivara, que todos adulaban por poderoso, no le sentó bien aquello. Airado, casi colérico, dijo:
-¿Y a vos quién te ha dao dentrada en esta penca, atrevido?
Juan tragó saliva, era muy cosquilloso; pero supo contenerse.
-Déjeme terminar mi relación, don Capivara no se sulfure. Yo he venido na más que a defenderlo.
-¿Defenderme de qué, sotreta?
-iDe lo que le va cáir encima, y déjeme terminar, canejo!
Metálico fue el acento de Juan, imponente, tanto que Pereira enmudeció. Ciriaco siguió, sosegado ya:
-Mire, don Capivara: usté se casa hoy y mañana ya anda como sándia en carro de mamao. El lobaje Villalba chupándole la sangre, la mujer negándole cama a usté pa dársela a otro, y el pueblo réindose a quijada abierta. Busque, si es que necesita socia, a una de su raza que no le faltará capincha superior de güena.
Pereira estalló. Era un mandón ensoberbecido y por lo tanto violento.
-¡Ya te mandás mudar de aquí, -trompeta, mal enseñao y pior hablao! ¡A ver, pongan patas ajuera a este sin yel!
 
(Fragmento de 'Un cuento de bichos')

- de 2006, José del Patrocinio ROMERO JIMÉNEZ, pintor y poeta español nacido un 7 de marzo de 1935.
En 1972 recopila todos los versos dispersos en siete libros Juegos, Varia, Sueños, Amores y amoríos, Jardín íntimo, Coplas y Sentires y recuerdos.
Pionero en la  informática y la programación, comparte sus investigaciones y su afición a la pintura con la literatura. En 1978 publica Almaciguero de coplas y en Junio expone por primera vez y de forma individual sus óleos en la galería de arte Serrano`19 en Madrid con la serie de cuadros titulada Recuerdos. En 1981 termina de escribir Coplas de Torrecampo y empieza a interesarse por el flamenco, sus cantes, la poesía de sus coplas comenzando su obra Retablo flamenco, una serie de coplas flamencas, que pueden ser cantadas en setenta 'palos' diferentes, desde la Alborea hasta el Zorongo y que no completaría hasta 1984. El tema, que asocia a los desheredados: peregrinos, parados, caminantes, perseguidos… le proporciona cientos de bocetos que concreta en unos setenta cuadros que forman la serie Cante Flamenco.
Otras obras: 1982 - Cantos de ausencias, Cantos de esperanza, Serranas y cantares serranos y Raíces, hojas y tallos
En 1983 - Luces y reflejos, Sombras y penumbras y Sevillanas de Nuestra Señora de las Veredas. 
En 1984 - Amapolas en el asfalto, Palabras y gritos, Silencios y murmullos y el ya comentado Retablo flamenco.
 En 1985 escribe Mínima, un libro de versos sobre objetos cotidianos; tres dramas: La bicha, Los cuervos y La noria, y una obra infantil: El bosque mágico.
En 1990 escribe Prados floridos; al año siguiente, Sala de espera.
En el año 2004 comienza a trabajar en dos libros de versos Sueños y Palabras y en una novela La virgen número once. Solo su fallecimiento, con un pincel en la mano, logra acabar la inagotable fecundidad de este autor y pintor (de quien no constan testimonios gráficos) a quien rinde un homenaje  con esta biografía  un familiar o amigo.
Como personaje de nuestra "intrahistoria" (que dijera Unamuno) quede aquí constancia de la existencia de este modesto pero prolífico autor.

- de 2011, Graciela ROMERO, más conocida por su apodo de Totó Romero, fue una escritora y asistente social chilena nacida un 14 de mayo de 1925.
Trabajó en diversos medios de comunicación, recordándose especialmente su trabajo en la Revista Paula.
Desde 2009, su salud estaba resentida y debía ser asistida por un tanque de oxígeno. Al morir, sus restos fueron cremados.
Algunas de sus obras, escritas con su colega y amiga Ximena Torres Cautivo a partir de 1990 son: 

"El evento", "El chileno de maleta","Cómo sobrevivir en Chile después de los 30" y "Con el voto a dos manos".

Los viajeros universales de la historia-Marco Polo, Colón, Hernando de Magallanes-y los de la imaginación-el capitán Simbad, El gato con botas y el capitán Kirk de la Enterprise-no son nada en compararción a la eterna ansia viajera de los chilenos, por siglos constreñida, imposible, carísima, lejana; y ahora, desde hace unos años, todos los viajes se hicieron reales y posibles. Ante el tour de los chilenos por el mundo, Totó Romero y Ximena Torres Cautivo están en el counter y revisan pasaporte, dentadura, equipaje, aliento, pelo, peso y clase. Descubren a los arribistas, al gordo acomplejado en el Caribe, a los tontos pillos que son viajeros frecuentes, a los que viajan chueco y a los sin destino conocido. Siguen a los chilenos y chilenas por Africa y el Tíbet, por New York, Buenos Aires y el Cuzco, por toda Europa; los siguen en globo, bajo tierra y en submarino, porque no hay caso, ellas, la una y la otra, siempre estan ahí: Ximena Torres Cautivo y Totó Romero. (Reseña sobre 'El chileno de maleta')

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?