martes, 21 de febrero de 2017

Un 21 de febrero...


se celebra el Día Internacional de la LENGUA MATERNA.
El  Día Internacional del Idioma Materno fue proclamado por la Conferencia General de la UNESCO (30 C/DR.35) en noviembre de 1999. Anualmente, desde febrero de 2000, esta fecha es observada con el objetivo de promover el multilingüismo y la diversidad cultural.

     Las lenguas son el instrumento de mayor alcance para la preservación y el desarrollo de nuestro patrimonio cultural tangible e intangible. Toda iniciativa para promover la difusión de las lenguas maternas servirá no sólo para incentivar la diversidad lingüística y la educación multilingüe, sino también para crear mayor conciencia sobre las tradiciones lingüísticas y culturales del mundo e inspirar a la solidaridad basada en el entendimiento, la tolerancia y el diálogo.  (ONU).
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net . Apoyo escolar. Másteres y trabajos Universitarios. Corrección de textos. ELE. ¡Infórmate!
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. .

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha 

- de 1948, Hugo PAREDERO, periodista, escritor, autor teatral, guionista televisivo, editor cultural y crítico de cine y humor argentino.
 Comenzó a hacer periodismo en la revista 'Humor', de la que llegó a ser uno de sus redactores más conocidos, en marzo de 1979, en plena dictadura. Empezó a trabajar en el programa 'Hacelo conmigo' en Radio Belgrano, en 1987 aproximadamente, ya en plena democracia.
Desde entonces no ha dejado de hacer radio en distintas emisoras, pero tampoco de escribir. Ha hecho distintos guiones televisivos y una obra de teatro (Siemprediva), colaboró en diversas publicaciones (Página 12, Play Boy, Caras y caretas, El Espectador, Perfil, Miradas al sur, entre otras) y escribió, sobre todo, varios libros, de los cuales los últimos son: ¿Cómo es un recuerdo? La dictadura contada por los chicos que la vivieron; Jorge Guinzburg. La inteligencia rebelde y, más recientemente, Vivir entre butacas. De la vocación a la profesión, una biografía escrita en colaboración con Carlos Ulanovsky sobre el productor teatral Carlos Rottemberg.  (Fuente)

Cuando una niña dice “A mí no me gustaba nada la televisión. Lo único que me gustaba era la revista 'Humor' […] Yo siempre la compré” (p. 106), nos muestra fácilmente que aquí la elección era parental y no propia pero que, evidentemente, esto la estaba marcando a nivel subjetivo. Pero quizás esto mismo no sea tan evidente y requiera algún ejercicio extra de exégesis cuando otro niño afirma “jugábamos a eso del civi-mili. Eran civiles y militares, y jugábamos a que íbamos a las manifestaciones y venían y nos agarraban y nos ponían presos en una prisión con todas las torturas y las picanas que tenían los policías y los militares” (p. 140). Los interrogantes se multiplican entonces y complejizan el modo en que pueden leerse estas entrevistas. ¿Cómo deslindar recuerdos recientes, alimentados por noticias espectaculares del denominado “show del horror” de lo que ya circulaba en algunos hogares años antes de la instauración de la democracia? ¿Cómo leer las respuestas de esos niños, imposibles de separar del contexto social, económico, político y familiar del cual son producto? ¿Cómo pensar a ese juego del “civi-mili”, en qué marco, en qué familia? (Fragmento de la reseña de Lucía Brienza sobre '¿Cómo es un recuerdo?)
Fallecieron en esta fecha
- de 1964, Luis MARTÍN-SANTOS, escritor y psiquiatra español. Citado en su natalicio, un 11 de Noviembre de 1924.
 Además de escribir sobre psiquiatría y cirugía, sus ensayos versan sobre literatura, política y antropología y, en el ámbito estrictamente literario, escribe poesía, relatos y novela.
Su primer libro es un conjunto de poemas titulado Grana gris (1945); en 1962 aparece Tiempo de silencio, considerada una de las mejores novelas españolas del siglo XX.
Sus relatos se recogen en el volumen póstumo titulado Apólogos, publicado al cuidado de Salvador Clotas en 1970.
Martín-Santos deja inacabada su segunda novela al morir trágicamente en un accidente de coche, Tiempo de destrucción, editada posteriormente al cuidado de José-Carlos Mainer.
Se tienen noticias, no obstante, de otras tres novelas, quizá sólo proyectos, quizá perdidas: El vientre hinchado, El saco y una «novela de tema carcelario».

Sonaba el teléfono y he oído el timbre. He cogido el aparato. No me he enterado bien. He dejado el teléfono. He dicho: «Amador». Ha venido con sus gruesos labios y ha cogido el teléfono. Yo miraba por el binocular y la preparación no parecía poder ser entendida. He mirado otra vez: «Claro, cancerosa». Pero, tras la mitosis, la mancha azul se iba extinguiendo. «También se funden estas bombillas, Amador.» No; es que ha pisado el cable. « ¡Enchufa!» Está hablando por teléfono. «¡Amador!» Tan gordo, tan sonriente. Habla despacio, mira, me ve. «No hay más.» «Ya no hay más.» ¡Se acabaron los ratones! El retrato del hombre de la barba, frente a mí, que lo vio todo y que libró al pueblo ibero de su inferioridad nativa ante la ciencia, escrutador e inmóvil, presidiendo la falta de
cobayas. Su sonrisa comprensiva y liberadora de la inferioridad explica -comprende- la falta de créditos. Pueblo pobre, pueblo pobre. ¿Quién podrá nunca aspirar otra vez al galardón nórdico, a la sonrisa del rey alto, a la dignificación, al buen pasar del sabio que en la península seca espera que fructifiquen los cerebros y los ríos? Las mitosis anormales, coaguladas en su cristalito, inmóviles -ellas que son el sumo movimiento-. Amador, inmóvil primero, reponiendo el teléfono, sonriendo, mirándome a mí, diciendo: «¡Se acabó!». Pero con sonrisa de merienda, con sonrisa gruesa. «Qué belfos, Amador.» La cepa MNA tan prometedora. Suena otra vez el teléfono. Lo olvido. «¿Por qué se ríe, Amador? ~De qué se ríe usted?» Sí, ya sé, ya. Se acabaron los ratones.
 (Inicio de 'Tiempo de silencio')

- de 1984, Mijaíl SHÓLOJOV, escritor soviético nacido un 24 de mayo de 1905.
Principal exponente de la cultura soviética, sus obras han sido traducidas a más de 30 idiomas.
Premio Nobel de Literatura en 1966, las obras de Shólojov son el reflejo del ambiente y circunstancias históricas del lugar específico.
Este autor se movió siempre en la más estricta ortodoxia soviética. Según los críticos, sus escritos son marcados por la contradicción entre la fidelidad a un arte realista que Shólojov llegó a dominar como pocos, madurez literaria precoz para un escritor (a los veintitrés años Shólojov publica "El Don apacible", a veces titulada "El plácido Don"), y la sumisión a los dictados de la propaganda oficialista.
Entre sus obras más destacadas: Oní srazhalis za Ródinu (Lucharon por su Patria, 1942), Naúka nénavisti (La ciencia del odio, 1942), Slovo o ródine (Una palabra sobre la patria, 1951) y Sudbá cheloveka, (El destino de un hombre, 1956-1957).

Antes,  en  la  época  de  Napoleón,  por  ejemplo, resultaba  agradable  hacer  la guerra.  Se  juntaban  dos  ejércitos, chocaban y se separaban. No había ni frentes  ni trincheras. Ahora, en cambio, el mismo diablo se rompería la cabeza si tratase de comprender las operaciones. Si antes los historiadores mentían, ¡qué embustes dirán cuando hagan la descripción de esta guerra!...¡Esto es un fastidio, y no una guerra! No hay color. ¡Todo es sucio! Algo que no tiene sentido. Yo pondría enfrente, uno a uno, a los que mandan en un lado y en otro y les diría: "Ahí tiene usted, señor Lenin, este suboficial; que le enseñe el manejo de las armas. Y a usted, señor Krasnov, vergüenza debería darle no saber el manejo". Y que peleasen como David y Goliat: Al que ganase le daría el poder. Al pueblo le es igual quién gobierne. (Fragmento de "El Don apacible")

- de 2000, Fernando BENÍTEZ, escritor y periodista mexicano nacido un 16 de enero de 1912.
Editor, antropólogo, etnólogo e historiador, fue Premio Mazatlán de Literatura 1969 con Los indios de México y Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 1978.
Entre sus obras, las novelas El rey viejo (1959) y El agua envenenada (1961) y los ensayos históricos El libro de los desastres (1988), 1992 qué celebramos, qué lamentamos?(1992), El peso de la noche: Nueva España de la edad de plata a la edad de fuego (1996).

 Fernando Benítez (1912) señala: «México ha sido siempre un país de caciques [término] que podría aplicarse en la Colonia a los encomenderos, a los curas, a los mineros y a los rapaces alcaldes mayores. Al hacernos independientes, los caciques se llamaron generales y ejercieron el poder
practicando sistemáticamente el cuartelazo [...] sin que desaparecieran los pequeños caciques: acaparadores, prestamistas, tenderos o dueños de tierras.»
El agua envenenada (1961), basada en un hecho real, es una novela sobre el caciquismo, tratado como institución, mediante la reseña de un caso particular: la lucha de los pobladores de la pequeña ciudad de Tajimaroa ”hoy Ciudad Hidalgo, Mich.” contra el cacique dueño de un aserradero cuya prepotencia soportaron durante 30 años;
(Fragmento de la reseña)
- de 2005, Guillermo CABRERA INFANTE, escritor cubano, que después de abandonar su país obtuvo la ciudadanía británica. Recordado un 22 de abril, fecha de su nacimiento.
 A los 19 años, escribió, producto de una apuesta, una parodia de El señor Presidente de Miguel Ángel Asturias, que llevó a Bohemia. Para su asombro, la revista la publicó (1948) y, según Cabrera Infante, “lo que ocurrió entonces, cambió mi vida definitivamente”.
Ganó el Premio Cervantes en 1997 y en 2003, el Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón en la categoría de Letras.
 Entre sus obras: Tres tristes tigres, (novela 1965), La Habana para un infante difunto (novela, 1979), Todo está hecho con espejos: cuentos casi completos (1999).

Censor tiene la misma raíz latina que censo (de población o político), que quiere decir calibrar, pulsar. Esta es mera etimología. Lo que es interesante en el exergo inglés es que Collins, fabricante del diccionario más vendido hecho en Inglaterra (el diccionario Oxford es más fama que lana), considera sólo dos clases de censura: la moral es decir sexual y la política. No entra en los supuestos ingleses actuales que exista una censura religiosa. Pero en España es otro cantar. O era otro cantar, tan remoto como el del mío Cid. Sin embargo, lector librepensador, este libro que tienes en las manos con la intención de comprarlo, pedirlo prestado o leerlo gratis ha sido sometido, en su publicación española de 1967, a toda clase de censura y su censor lo consideró en su día obsceno, moralmente objetable y políticamente condenable. TTT, como se debe escribir su nombre para aquellos que no pueden pronunciar el inocente trabalenguas que dio origen a su título, ha sido todas estas cosas a la vez. Sin embargo, no es un libro como aquellos que entusiasmaban tanto a Juan Jacobo Rousseau como para leerlos con una sola mano. Tampoco es un tractatus contra Roma ni una condena de Moscú. De hecho no hay libro más apolítico -que es lo que lo ha hecho tan político. Es un libro censurado en una parte del globo y prohibido en otras simplemente porque su autor y no el libro está en el Index Prohibitorum Authorum. Mi vida es la historia de la pelea de un escritor contra los censores. Mi libro, como prometía y nunca cumplió lsadora Duncan, es mi vida. Pero mi vida no es mi libro y no deben tomarse las diversas voces cubanas que lo integran como la mía propia. Pero mis censores pensaban, piensan todavía, otra cosa. (Fragmento inicial de 'Tres tristes tigres')

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?