jueves, 2 de marzo de 2017

Un 2 de marzo...






- de 1903,  se estrena en Barcelona La barraca, de Vicente Blasco Ibáñez. El enlace lleva a la serie, que aún puede verse en la web de RTVE.
http://www.rtve.es/television/la-barraca/

- de 1912, en España se declara obligatoria la lectura de El Quijote en las escuelas públicas. ¿Cuántos pueden decir que han leído algo más que el episodio de los molinos o el del manteo de Sancho?
Desde luego, mi intento en el blog  y en vídeos  resumiendo sus capítulos tuvo tan poco éxito que me rendí.

- de 1928, el rey español Alfonso XIII destituye a Miguel de Unamuno de su cátedra en la Universidad de Salamanca.

- de 2005, un equipo de arqueólogos australianos descubre en Saqqara (Egipto) una momia del 600 a. C. en un sorprendente estado de conservación.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Clases particulares online y asesoría en másteres y trabajos universitarios (búsqueda de información, corrección y maquetación).
¡Infórmate! Correo: info@mariannavarro.net    Web: http://mariannavarro.net/
 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha

- de 1930, Fernando QUIÑONES, escritor y poeta español citado un 17 de noviembre, fecha de su fallecimiento en el 1998.
En 1957 empiezan sus viajes por el mundo: Francia, Portugal, Italia, Marruecos, entre otros. En este mismo año publica su primer libro de poesía, Ascanio o Libro de las flores y Cercanía de la gracia con el que obtiene el accésit al Premio Adonais de poesía.
En 1960 gana el Premio Literario del diario La Nación de Buenos Aires con Siete historias de toros y de hombres. Jorge Luis Borges, miembro del jurado, dijo: "(...) advertimos en la obra de Quiñones a un gran escritor de la literatura hispánica de nuestro tiempo, o, simplemente de la literatura."
Al Premio Leopoldo Panero de poesía en 1963 que recibió por su libro En vida, se sucederán los libros de relatos: La guerra, el mar y otros excesos, Historias de la Argentina, Sexteto de amor ibérico
Comienza la serie de las Crónicas: Crónicas de mar y tierra (1968), Crónicas de Al-Andalus (1970), Crónicas americanas (1973), Crónicas del cuarenta (1976), y en 1979 queda finalista del Premio Planeta con Las mil noches de Hortensia Romero.
Escribe también teatro: Carmen, Andalucía en pie, El grito, Si yo les contara.
En 1983 vuelve a quedar finalista del Planeta con La canción del pirata
Con Las crónicas de Hispania gana el premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla de 1985; el Tiflos, en 1988, con Las crónicas de Castilla
En 1990 recibe el Premio de novela Café Gijón por Encierro y fuga de San Juan de Aquitania; Vueltas sin fecha se lleva el Premio de Novela Breve Juan March en 1994; Casa puesta en placeres le consigue el Esteban Manuel de Villegas en ese mismo año.
En 1998, en vísperas de su muerte, obtiene el Jaime Gil de Biedma por Las crónicas de Rosemont.

En la extensión mojada,
lejos de las habitaciones y las leyes,
desveló el nuevo día,
alto ya el sol, una congoja
de salinas y esteros (charcos) extasiados, de rostros
quemados en el mar, de vida quieta
y esperante, bajo la luz del Sur.
Había una charca negra. Los cardúmenes (bancos de peces),
desposeídos antes de su casa sin límite,
arreados más tarde
por las grandes cuadrículas amargas de la sal,
giraban en silencio; hacia la superficie
se conmovió lo negro de repente
en vastos y callados remolinos, como si contuviera
una culpa incallable, mas no llegó a brillar
un anhelante lomo que del aire
lo esperase aún todo.
(Fragmento de 'Red cautivadora')


Fallecidos en esta fecha


- de  1967, AZORÍN (seudónimo de José Martínez Ruiz), escritor español citado en la fecha de su nacimiento, un 8 de junio de 1873.
Aunque de finales del s.XIX, lo traemos aquí por su importancia e influencia como miembro de la Generación del 98. Hay que hacer notar que "Azorín", José Martínez Ruiz, escribió también bajo su propio nombre, así como bajo los seudónimos "Cándido" y "Arhimán". Aunque destacó en la novela, fue un notorio ensayista. Probó suerte también en el teatro.
Las novelas de Azorín se pueden dividir en cuatro etapas:
La primera etapa : La voluntad (1902), Antonio Azorín (1903) y Las confesiones de un pequeño filósofo (1904).
Segunda etapa: Doña Inés (1925). A esta misma etapa pertenece Don Juan (1922), basada en la conversión cristiana del mito.
Tercera etapa: Félix Vargas (1928), Superrealismo (1929) y Pueblo (1939), marcadas por el vanguardismo.  
Cuarta etapa: tras un período de relativo silencio profundamente marcado por la contienda civil, vuelve a la narrativa con El escritor (1941), la novela rosa María Fontán (1943) y La isla sin aurora (1944).

Las nubes nos dan una sensación de inestabilidad y de eternidad. Las nubes son —como el mar— siempre varias y siempre las mismas. Sentimos mirándolas cómo nuestro ser y todas las cosas corren hacia la nada, en tanto que ellas —tan fugitivas— permanecen eternas. A estas nubes que ahora miramos las miraron hace doscientos, quinientos, mil, tres mil años, otros hombres con las mismas pasiones y las mismas ansias que nosotros. Cuando queremos tener aprisionado el tiempo —en un momento de ventura— vemos que van pasado ya semanas, meses, años. Las nubes, sin embargo, que
son siempre distintas en todo momento, todas los días van caminando por el cielo. Hay nubes redondas, henchidas de un blanco brillante, que destacan en las mañanas de primavera sobre los cielos traslúcidos. Las hay como cendales tenues, que se perfilan en un fondo lechoso. Las hay grises sobre una lejanía gris. Las hay de carmín y de oro en los ocasos inacabables, profundamente melancólicos, de las llanuras. Las hay como velloncitas iguales o innumerables que dejan ver por entre algún claro un pedazo de cielo azul. Unas marchan lentas, pausadas; otras pasan rápidamente. Algunas, de color de ceniza, cuando cubren todo el firmamento, dejan caer sobre la tierra una luz opaca, tamizada, gris, que presta su encanto a los paisajes otoñales. 
(Fragmento de "Las nubes")

- de 2004, Alberto MIRALLES, director de teatro y escritor español nacido el 23 de septiembre de 1940.
Alternó las labores escénicas con la publicación de artículos y comentarios teatrales en numerosos periódicos y revistas del país donde publicó los ensayos Nuevos rumbos del teatro (1973) y Nuevo teatro español, una alternativa social (1978) y Aproximación al Teatro Alternativo.
La primera obra de Miralles que llevó a escena fue Aquella risa, estrenada en 1962 en el Centro Parroquial Sarriá de Barcelona, y la última Juegos prohibidos, el 17 de octubre de 2001 en la Escuela de Arte Dramático de Murcia.
 A lo largo de esos cuarenta años estrenó, entre otras Catarocolón; Los amantes del demonio, sobre la banda terrorista ETA; El trino del diablo; El siglo de oro tabernario; Comisaría especial para mujeres; Aventuras, misterios y maravillas del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda y Arcipreste. Amistó, se asoció y riñó con Adolfo Marsillach y con José Luis Alonso de Santos.

Esta es la primera obra de una trilogía titulada 'El Mundo del Gran Teatro', que escenifica tres periodos de la historia de la humanidad. Le sigue a 'Héroes mitológicos', el mundo medieval en «La edad de los prodigios» editada por Castilla ediciones en 1994; y nuestro Siglo de Oro en «Capa y espada» publicada en 1990, por Caja España, en la colección Fuente Dorada.
Reparto
La propuesta de este texto tiene como finalidad un espectáculo escolar, por lo tanto, el número de actores dependerá de los alumnos que deseen participar. Todos pueden hacerlo. Hay papeles pequeños y grandes. Alguno de los personajes que aquí se citan, pueden ser interpretados por uno o varios actores. Pero los autores, cuando escribimos, necesitamos concretar, por eso, esta obra se representó interpretada únicamente por dos actrices y cuatro actores. Todos ellos hacían varios
papeles, pero si se deseara ampliar la nómina, bastaría conque cada actor interpretase sólo a un personaje. En definitiva, será el director de la obra quien deba reestructurar el reparto y adaptar el texto.

PERSONAJES
(Por orden de intervención.)
DIRECTOR: CORIFEO.
BERTA: ANTÍGONA.
MARÍA: ESFINGES, ISMENE.
MIGUELITO: ULISES, CREONTE.
LUCAS: LOCO, EDIPO, ETEOCLES.
REGIDOR: GIGANTE, POLINICES, ORÁCULO.
 (Prefacio de 'Héroes mitológicos')

- de 2015 , Francisco GONZÁLEZ LEDESMA, escritor español de género policíaco, con el comisario Ricardo Méndez como protagonista.
Fallecido quince días antes de su 82 cumpleaños (nació un  17 de marzo de 1927), fue considerado como uno de los principales impulsores de la novela negra de corte social en España, junto a Manuel Vázquez Montalbán y el pequeño grupo reunido en torno a la Semana Negra de Gijón. Usó el seudónimo de Enrique Moriel para dos de sus novelas.

 Bajo el seudónimo de Silver Kane publicó más de 1000 novelas, la mayoría de ellas novelas del oeste. También escribió bajo el seudónimo de Taylor Nummy y Silvia Valdemar, y novelas románticas con las firmas de Rosa Alcázar y Fernando Robles.
En 1984 recibió el Premio Planeta por Crónica sentimental en rojo.
Otras obras: Sombras viejas (1948), Premio Internacional de Novela, Cine Soledad (1993), El adoquín azul (2002), Tiempo de venganza (2003) e Historia de mis calles (2006).

Bien. 
El hombre que ha de morir ya está dentro. 
No sospecha nada. Más bien le embelesa el viejo lugar, quizá cargado de recuerdos. 
—Mira los estucados del techo —susurra su acompañante—; son adornos hechos a mano que y a nadie hace. Mira los cristales tratados con ácido que se han conservado cien años. Mira la marcas en la pared, es donde estaban los espejos. 
El hombre que ha de morir mira y mira como si la voz le acompañase. El hombre que ha de morir no ha visitado museos, pero la voz parece la de una guía. « Hay que ver el cuarto de baño. Ya no tiene grifería, pero milagrosamente aún conserva intacta una cerámica de Manises». 
El hombre que ha de morir sigue sin sospechar nada.
 Nada hasta que ve aparecer aquel guante entre los dedos, uno tan suave que es imposible saber si es de hombre o de mujer, y tan rápido como los guantes que forman parte de los juegos de magia. « ¿Para qué hace falta un guante aquí? —parece pensar—, con el calor que hace…» . 
Y de pronto la pistola.
Una 38. 

El hombre que ha de morir lo sabe bien, conoce las armas. Mira el objeto metálico como si no entendiera nada, aunque tal vez sí empiece a entender algo. Pero en el primer instante, le parece que se trata de una broma. Hasta intenta reír. (Así comienza 'Una novela de barrio')

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?