viernes, 7 de abril de 2017

Un 7 de abril...

es el  Día Mundial de la SALUD. Se viene celebrando desde 1950 para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El tema del Día Mundial de la Salud 2017 es, como en el año anterior: Vence a la diabetes.
1. La epidemia de diabetes está aumentando rápidamente en muchos países, y de manera extraordinaria en los países de ingresos bajos y medianos.
2. Una gran proporción de los casos de diabetes son prevenibles. Algunas medidas simples relacionadas con el modo de vida se han revelado eficaces para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo2. El mantenimiento del peso normal, la realización de actividad física periódica y una dieta sana pueden reducir el riesgo de diabetes.
3. La diabetes se puede tratar. La diabetes se puede controlar y tratar para prevenir complicaciones. El mayor acceso al diagnóstico, la educación sobre el control personal de la enfermedad y el tratamiento asequible son componentes fundamentales de la respuesta.
4. Los esfuerzos por prevenir y tratar la diabetes serán importantes para alcanzar la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 consistente en reducir la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en una tercera parte para 2030. Muchos sectores de la sociedad tienen una importante función que desempeñar, en particular los gobiernos, empleadores, docentes y fabricantes, así como la sociedad civil, el sector privado, los medios informativos y cada uno de nosotros.

Día de reflexión sobre el GENOCIDIO de Ruanda.
Fue el intento de exterminio de la población tutsi por parte del gobierno hegemónico hutu de Ruanda en 1994, aunque no existe ningún rasgo racial ni lingüístico específico que diferencie a hutus y tutsis. Considerando todos los datos y testimonios que se poseen acerca del genocidio de Ruanda, hay que aclarar que éste no fue exactamente un genocidio de hutus por un lado contra tutsis, por otro, sino que una falange radical y mayoritaria de los hutus fue la que preparó el aniquilamiento masivo tanto de tutsis como también de hutus moderados u opositores del régimen del Habyarimana y cercanos al Frente Patriótico Ruandés (FPR). Por lo tanto, el genocidio no fue sólo de carácter étnico sino también político. En solo tres meses, murieron o desaparecieron casi 250 000 personas. Probablemente, nunca se sabrá cuántos muertos provocó. Se calculan entre 500 000 y 1 000 000. Si fueron 800 000 equivaldrían al 11 por ciento del total de la población y 80% de los tutsis que vivían en el país. Además el genocidio y conflicto civil provocó el exilio de dos millones de ruandeses en el entonces Zaire, 480 000 en Tanzania, 200 000 en Burundi y 10 000 en Uganda, junto a más de un millón de desplazados internos.
  -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Clases particulares online y asesoría en másteres y trabajos universitarios (búsqueda de información, corrección y presentación).
¡Infórmate! Correo: info@mariannavarro.net Web:
 http://mariannavarro.net/
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha
- de 1885, Alberto URETA, poeta mexicano fallecido un 15 de mayo de 1966.
Escribió una obra poética que puede enmarcarse por su cuidado y refinamiento en el Modernismo. Sin embargo, se distingue por cultivar una vertiente muy íntima y serena. Sus poemas generalmente tienen un tono marcadamente melancólico y reflexionan sobre la vida, el tiempo, y angustias y sentimientos personales. A veces usa para ello imágenes nocturnas y sombrías y otras simplemente sus meditaciones.
Sus poemarios fueron:"Rumor de almas" (1911), "El dolor pensativo" (1917), "Las tiendas del desierto" (1930) y "Elegías de la cabeza loca" (1937).

Tu amor es como una una de esas viejas consejas,
que mientras son más viejas, son más inolvidadas,
que tienen el prestigio de las cosas añejas
y el perfume de sándalo de las cosas guardadas.
Tu amor es más. Es como esos sueños que a veces
dudamos si son sueños o si son realidad,
que compensan lo duro de la vida con creces
y que entreabren las puertas de la felicidad.
Es mucho más tu amor. Es como el cristalino
acariciar del agua que pasa sonriente,
y que deja la dulce huella de su camino
escrita sobre el bruno peñasco de la fuente.
Es todo eso tu amor, ese amor que en mi vida
ha dejado una huella y ha cerrado una herida.... ('Tu amor es como...'
- de 1889, Gabriela MISTRAL, seudónimo de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, poetisa, diplomática y pedagoga chilena, premio Nobel de Literatura en 1945 (hasta el momento, única mujer iberoamericana premiada con este galardón). Citada en el aniversario de su fallecimiento, un 10 de enero de 1957.
 Sin haber estudiado la carrera de magisterio, su manera de ejercerla y sus innovaciones pedagógicas la convirtieron en un referente, asentando las bases de  un nuevo sistema educativo que aún hoy se mantiene.
El 12 de diciembre de 1914 obtiene el primer premio en el concurso de literatura de los Juegos Florales organizados por la FECH en Santiago, por sus Sonetos de la Muerte.
Desde entonces utilizó el seudónimo literario Gabriela Mistral en casi todos sus escritos, en homenaje a dos de sus poetas favoritos, el italiano Gabriele D'Annunzio y el francés Frédéric Mistral.
Desolación, considerada su primera obra maestra, aparece en Nueva York en 1922.
En 1923 en México se publica su libro Lectura para mujeres, y aparece en España la antología Las mejores poesías, con prólogo de Manuel de Montoliú.
En 1924 publicó en Madrid Ternura, libro en el que practicó una novedosa "poesía escolar", renovando los géneros tradicionales de la poesía infantil (por ejemplo, canciones de cuna, rondas, y arrullos) desde una poética austera y muy depurada.
 A partir de 1933, y durante un periodo de veinte años, trabajó como cónsul de su país en ciudades de Europa y América. Su poesía fue traducida al inglés, francés, italiano, alemán y sueco, resultando muy influyente en la obra creativa de muchos escritores latinoamericanos posteriores, como Pablo Neruda y Octavio Paz.
 A finales de 1945 regresó a Estados Unidos por cuarta vez, ahora como cónsul en Los Ángeles.  Será allí donde al año siguiente escribiría gran parte de Lagar I, en muchos de cuyos poemas se observa la huella de la Segunda Guerra Mundial, y que será publicado en Chile en 1954.
En 1946, conoció a Doris Dana, una escritora estadounidense con quien estableció una controvertida relación sentimental que ésta siempre negaría, pero no se separarían hasta su muerte. Mistral tenía diabetes y problemas al corazón. Finalmente murió en el Hospital de Hempstead, Nueva York, a causa de un cáncer de páncreas, el 10 de enero de 1957, a la edad de 67 años, estando acompañada por Doris Dana.

19 de noviembre.
Manuel:
Su carta me ha dado un asombro como no podria expresarse: el silencio de dos años era ya todo el olvido que cabe y su carta ultima parecia una lapida. La he leido dos veces y he pensado como antes que me habla un hombre en un momento de fiebre. Porque no cabe en cabeza humana juntar estas cosas: el motivo de nuestra ruptura y la ternura que dice haber conservado para mi; ni en la cabeza más loca de las que usted ha acariciado cabe juntar ese silencio hacia una mujer desterrada y triste y una piedad siquiera pequeña, menos aún un afecto.
Si un hombre a quien yo solamente conociera -a quien yo no amara- cayera a la cárcel, yo sentiría mi deber de consolarlo, solo por haber estrechado alguna vez su mano. Yo era más que una relegada, era un ser puesto al margen de la vida, por un destierro inconcebible. Usted, por un juicio irreverente hacia una mujer ni siquiera alta por haberle querido, se irritó conmigo.
Después de su ternura para mi, la segunda sorpresa es esta, su vida triste. Yo he sabido de usted siempre, por retoñar de pasiones viejas, de esas que están ya trenzadas con sus huesos, o por amoríos de cada primavera. Por esto, supe callar. He tenido siempre el respeto de la dicha ajena. Le he de decir toda mi verdad. Nunca me hallará usted hipócrita, Las primeras noticias me fueron como una
quemadura; las siguientes las justifique con un ligero escozor de mujer olvidada; las que vinieron después no movieron en mí una sola fibra. Esto lo sentí como una nobleza, mi única nobleza. (Fragmento de la 'Carta XX', una de las cerca de 80 cartas que la autora intercambió con el poeta chileno Manuel Magallanes entre los años 1915 y 1923)
- de 1891, Victoria OCAMPO. Citada en la fecha de su defunción, un 27 de enero, fue escritora, intelectual, ensayista, traductora, editora y mecenas argentina.
 Sus viajes a lo largo del mundo le permitieron entrar en contacto con los principales exponentes de la literatura y el ámbito intelectual; así, alentada por Waldo Frank y Eduardo Mallea, fundó la revista y editorial Sur en 1931, que promovió las obras literarias de importantes autores nacionales e internacionales, como Federico García Lorca o Virginia Woolf, hasta el cese parcial de su publicación en 1971.
 En 1941, se instaló definitivamente en su residencia Villa Ocampo —actualmente perteneciente a la UNESCO—, que se convirtió en un sitio de recepción para figuras extranjeras como Rabindranath Tagore, Roger Caillois, Ernest Ansermet o Indira Gandhi, entre otros.
 Fue la primera mujer elegida miembro de la Academia Argentina de Letras, en 1977.
Publicó diversos libros como La laguna de los nenúfares (1926), diez tomos de Testimonios (1935-1977) y Tagore en las barrancas de San Isidro (1961).

Después de muerta Gabriela (Mistral), descubrí algo que hubiese aumentado su descomunal sorpresa. Yo solía acusarla medio en broma, medio en serio, de ser racista. Tenía pasión por los inditos (así los llamaba) y se sentía parte de ellos. Descubrí, pues, que por vía materna desciendo de Irala, compañero de Mendoza, y de una india guaraní, Águeda.
Este español y esta americana tuvieron una hija, que su padre reconoció. Dados mis prejuicios feministas simpatizo más con Águeda que con quien podía tratar de igual a igual al primer fundador de Buenos Aires. Este no es un desplante demagógico. [...]
Pero en mi calidad de mujer, es para mí un desquite y un lujo poder invitar a esta recepción de la Academia a mi antepasada guaraní y sentarla entre la inglesa y la chilena. No porque mereciera como las otras entrar en cualquier Academia de Letras, sino porque a mi vez yo reconozco a Águeda.
Esto no tiene que ver con la literatura, me dirán. No. Tiene que ver quizás con la justicia inmanente y quizás con la poesía. Así lo hubiese imaginado la fantasía de Virginia Wolf. Así lo hubiese entendido la pasión de Gabriela que escribió en sus “Saudades”:
"En la tierra seremos reinas,
y de verídico reinar"
Ahora me he confesado ante ustedes. Es lo único que me parece adecuado en la circunstancia. Traigo conmigo a este lugar a tres mujeres porque les debo algo que ha contado en mi vida. A una, parte de mi existir; a las otras, en parte, el no haberme contentado con existir. 
(Fragmento de su discurso de ingreso a la Academia)

 - de 1893, Claudio SÁNCHEZ-ALBORNOZ, historiador español. Destacó también su carrera política, llegando a ser ministro durante la Segunda República y presidente de su gobierno en el exilio tras la Guerra Civil Española entre 1962 y 1971.
Al estallar la guerra civil española parte hacia el exilio en Argentina, siendo profesor de Historia en las universidades de Mendoza y Buenos Aires, y fundó en Argentina el Instituto de Historia de España y la revista Cuadernos de Historia de España. Fue muy divulgada su polémica con Américo Castro dentro del llamado debate sobre el Ser de España.
Terminó asentándose en Ávila definitivamente en 1983, donde murió el  8 de julio del año siguiente. Obtuvo el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades (1984).
 Entre sus obras: Vascos y navarros en su temprana historia (1974), El Islam de España y el Occidente (1974), La Edad Media española y la empresa de América (1983).

El mundo asiste a la más dramática contienda que ha conocido la Edad Contemporánea. Y a una de las jornadas decisivas de la Historia. Yo, historiador, me atrevo a compararla con los grandes acontecimientos del pasado de Europa: las Guerras Médicas, las campañas de Alejandro, las Guerras Púnicas, la invasión de los bárbaros, la entrada en escena del Islam, las Cruzadas, la conquista de América, las guerras por el predominio de España y del catolicismo primero, y contra la hegemonía de Francia, en seguida, y las napoleónicas de expansión de la Revolución Francesa. No cabe igualar con estas gigantescas contiendas, en que se jugó el destino del mundo antepasado del nuestro, de un mundo de radio cada vez más grande, las otras guerras que Europa ha conocido. Cualquiera que haya sido la trascendencia de otros choques entre pueblos e imperios y cualesquiera que hayan sido su duración, sus capitanes, sus efectos, ninguna puede equipararse en dramatismo y en resultados perdurables a esas luchas épicas que han producido, siempre, un giro decisivo en la historia de la Humanidad. Cada una de esas grandes luchas ha durado decenios y algunas se han prolongado durante siglos. Todas han sido iguales y distintas. En muchas la suerte ha estado indecisa largo tiempo. En varias uno de los pueblos en combate ha sido vencido hasta casi morir, pero a la postre ha destruido o humillado al enemigo. Así Grecia, frente a las acometidas de los ejércitos de Oriente; así, Roma, tras las victorias sucesivas de Aníbal; así Europa después de ser conquistada por Napoleón desde Lisboa hasta Moscú, la colosal contienda de hoy es análoga, aunque distinta de las otras.
La Gran Guerra del 14 al 18 no fue uno el primer episodio de esa lucha. Presenciamos el segundo acto de la tragedia. Quizá no sea el último.
 (Fragmento de Gibraltar, ensayo)

- de 1920, Franco ALVARADO PERDOMO, escritor boliviano fallecido un 10 de noviembre de 1987.
A la edad de veinte años escribe su primer poema “El color de la Verdad”. En 1950, escribe “El final” narrando su vida como un poeta de pueblo. En el 1987, muere en su ciudad natal. Su última obra poética fue “La línea doblada”. No fue poeta reconocido en los círculos artísticos, pero sí como poeta popular.
Otras obras: El reflejo de una sombra (1957), Perlas ardientes (1965), El ruido del Silencio (1971).

 Fallecieron en esta fecha

No constan en nuestras fuentes autores en las lenguas españolas o premios Nobel. Si sabéis de alguno y nos lo hacéis saber, publicaríamos vuestra aportación. Muchas gracias.

Reseñar, sin embargo y por su importancia, la muerte en el 1877 de la escritora española FERNÁN CABALLERO (Cecilia Bohl de Faber), nacida en la 'nochebuena', 24 de diciembre, del 1796.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?