domingo, 7 de mayo de 2017

Un 7 de mayo...

 Que sí, que puede ser comercial y tal y tal, pero en el  DÍA DE LA MADRE, hazle saber que es importante para ti y dedícale tu tiempo. Unas flores o una invitación a comer para estar lejos el resto del día no es suficiente. No hagas de este día uno más en que sólo estás cuando la necesitas.
En @DespiertaSherezade de este viernes, dedicamos el programa a su homenaje.

https://www.spreaker.com/user/getaferadio/sherezade-y-las-madres-en-la-literatura 
¡Felicidades, mamás, en este día y SIEMPRE!

- de 1973,  el periódico The Washington Post gana el premio Pulitzer por su investigación en el caso Watergate,  escándalo político en los Estados Unidos que ocurrió en 1972 durante el mandato de Richard Nixon, que culminó con la imputación de cargos a algunos consejeros muy cercanos al presidente, y con la dimisión de éste, el 9 de agosto de 1974.
Hoy en día estamos asistiendo al intento de que el gobierno asuma las consecuencias de tantos escándalos políticos que afectan a sus partidos. Pero mientras justicia y política vayan de la mano... será inútil cualquier reclamación cuando tantos y tantos parados sin subsidio malviven por los recortes de estas arcas diezmadas sin escrúpulos.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
http://mariannavarro.net . Apoyo escolar. Másteres y trabajos Universitarios. Corrección de textos. ELE. ¡Infórmate!
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. 

Autores del s.XX en las lenguas españolas (y premios Nobel de Literatura) nacidos en esta fecha


- de 1861, Rabindranath TAGORE, poeta bengalí, Premio Nobel de Literatura en 1913.
Tagore revolucionó la literatura bengalí con obras tales como El hogar y el mundo y Gitanjali. Extendió el amplio arte bengalí con multitud de poemas, historias cortas, cartas, ensayos y pinturas. Fue también un sabio y reformador cultural que modernizó el arte bengalí desafiando las severas críticas que hasta entonces lo vinculaban a unas formas clasicistas. Dos de sus canciones son ahora los himnos nacionales de Bangladés e India: el Amar Shonar Bangla y el Jana-Gana-Mana. El de la India con música del maestro Francisco Casanovas.
Tagore, quien desde muy pronto estuvo en contacto con la sociedad y la cultura europeas, «se convirtió a todos los efectos en uno de los observadores más lúcidos y en uno de los críticos más severos de la europeización de la India»( Mishra, 2014).
Aunque domina la reputación como poeta de Tagore, también escribió novelas, ensayos, historias cortas, diarios de viaje y teatro. Hasta su muerte, un 7 de agosto de 1941, publicó casi un centenar de libros. 
Frases ya inmortales son:
 "Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas", 
"La verdad no está de parte de quién grite más", 
"Aunque le arranques los pétalos, no quitarás su belleza a la flor", 
"Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando", 
"Las palabras van al corazón, cuando han salido del corazón". RABINDRANATH TAGORE. OBRAS SELECTAS (2015)

El servidor: —¡Oh, Reina, ten piedad de tu servidor!
La Reina: —Terminó ya la asamblea, y todos mis servidores se han ido. ¿Por qué vienes tan tarde?
El servidor: —Mi hora llega cuando la de los demás ha pasado. Dime qué trabajo ordenas al último de tus servidores.
La Reina: —¿Qué puedo ordenarte, si es tan tarde
El servidor: —Hazme jardinero de tu jardín.
La Reina: —¿Qué locura es ésta?
El servidor: —Renunciaré a cualquier otra tarea, abandonaré al polvo mis lanzas y mis espadas. No me envíes a lejanas cortes. No me pidas nuevas conquistas: hazme jardinero de tu jardín.
La Reina: —¿Y en qué consistirá tu servicio?
El servidor: —En llenar tus ocios. Conservaré fresca la hierba del sendero por donde vas cada mañana y donde, a cada paso tuyo, las flores deseosas de morir bendicen el pie que las pisa. Te meceré entre las ramas del septaparna mientras la luna, apenas levantada en la noche, intentará
besar tu vestido a través de las hojas. Llenaré con aceite perfumado la lámpara que arde junto a tu lecho y adornaré tu escabel con maravillosas pinturas de azafrán y sándalo.
La Reina: —¿Y cuál será tu recompensa?
El servidor: —Que me des permiso para tener entre mis manos tus pequeños puños, que parecen capullos de loto, y para rodear tus brazos con cadenas de flores; que pueda teñir las plantas de tus pies con el zumo encarnado de los pétalos de ashoka, y recoger, con un beso, la mota de polvo que
pueda posarse en ellos.
La Reina: —Tus ruegos han sido escuchados. Serás el jardinero de mi jardín. 

 (Fragmento de 'El jardinero')
- de 1867, Władysław REYMONT, novelista polaco. Fallecido un 5 de diciembre de 1925, obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1924 a pesar de que Stefan Zeromski era considerado un mejor candidato para que un escritor en lengua polaca obtuviera este premio, pero no fue galardonado por ser profundamente anti-alemán.
Dejó el colegio y desempeñó diversos oficios (actor de teatro, maquinista de ferrocarril), cambiando a menudo de lugar de residencia. Viajó mucho por Polonia y a través de Europa, pero su pasión siempre fue la literatura. Perteneció a la corriente literaria "Polonia joven".
Autor de Los campesinos (1904-1909), dividida en tantas partes como las estaciones del año y, probablemente, la obra que le encaminó al prestigioso premio.
Otras novelas: Peregrinación a Częstochowa (1895), La comediante (1896), La tierra de la gran promesa (1897-98), El vampiro (1911), El año 1794 (1913-1918) o El soñador (Marzyciel, 1910).

- de 1883, Evaristo CARRIEGO, escritor argentino de quien, a pesar de su corta vida, habló  Jorge Luis Borges en Evaristo Carriego (1930).
En su obra poética Misas herejes (1908), El alma del suburbio y La canción del barrio (1913), publicaciones póstumas casi todas, operan los arquetipos del tango: los guapos, los cafés, el barrio, etc.
 "En vez de amplificar más cada día su campo de observación -dice Jorge Luis Borges-, Carriego parecía complacerse en reducirlo. Me basta con el corazón de una muchacha que sufre, dijo cierto día en el ardor de una discusión". Su vida se constituyó así como su poesía, con elementos primarios y simples y fue vida breve: muere el poeta, a los 29 años, el 13 de octubre de 1912, tísico.

Ayer la vi, al pasar, en la taberna,
detrás del mostrador, como una estatua...
Vaso de carne juvenil que atrae
a los borrachos con su hermosa cara.
Azucena regada con ajenjo,
surgida en el ambiente de la crápula,
florece como muchas en el vicio
perfumado ese búcaro de miasmas.
¡Canción de esclavitud! Belleza triste,
belleza de hospital ya disecada
quién sabe por qué mano que la empuja
casi siempre hasta el sitio de la infamia...
Y pasa sin dolor así inconsciente
su vida material de carne esclava:
¡copa de invitaciones y de olvido
sobre el hastiado bebedor volcada!
( 'Detrás del mostrador' y otros poemas)

- de 1912, Ángel María de LERA, escritor español. En la Guerra Civil española, militó en el Ejército Republicano, donde llegó a ser comandante.
Vivió los acontecimientos de la rebelión de Casado en Madrid y evoca parte de sus experiencias en la novela Las últimas banderas, galardonada con el Premio Planeta en 1967.
Estuvo preso de 1939 a 1947. Tras salir de la cárcel poco a poco empezó a hacer colaboraciones en la prensa hasta que publica su primera novela titulada Los olvidados en 1957. Tras ella, puede dedicarse profesionalmente a escribir.
Su novela La boda fue llevada al cine en 1964 con la dirección de Lucas Demare. Entre los periódicos en que colaboró destaca el diario ABC. Falleció un 23 de julio de 1984.
Otras novelas: Se vende un hombre (1973), El oscuro amanecer (1977), El hombre que volvió del paraíso (1979), Secuestro en Puerta de Hierro (1982) o Con ellos llegó la paz (1984).

Al pasarse los dedos por la revuelta cabellera, sonó un lejano cañonazo y Federico sorprendió en el espejo cómo se movían sus labios al decir:
—Ya están zumbando ésos como todas las tardes —añadiendo después de una mirada a su reloj de pulsera—: Claro, es su hora.
Había abierto el grifo del agua mientras tanto y comenzó sus abluciones entre resoplidos.
—No te entretengas mucho —dijo entonces una voz de mujer en la habitación inmediata—. Se me está haciendo tarde.
Siguió un breve silencio y, mientras se secaba con la áspera toalla, Federico volvió a hablar:
—No te apures. Te llevaré en el folitre.
—¡Ni hablar! Prefiero el «metro».
—No me digas… ¿Por qué, Matilde?
—Pues porque te estarán esperando abajo tus compañeros y no me hace gracia verme entre tantos hombres.
—¿Es que se han metido alguna vez contigo? —volvió a preguntar Federico con el peine en alto, mirándose sus propios ojos en el espejo.
—No, claro que no.
—Pues entonces…
—Que no me gusta ir en pandilla, vaya.
—Está bien, mujer. Como tú quieras.
 (Inicio de 'Las últimas banderas')

- de 1947, Guillermo CARNERO, economista, poeta, ensayista y filólogo español.
Poeta perteneciente a la corriente de los novísimos, una de las más reconocidas y relevantes en la poesía española contemporánea; es profesor e historiador de las literaturas dieciochesca y decimonónica (con particular énfasis en el Romanticismo), y ha investigado también el arte de las vanguardias.
Miembro del consejo editorial de las revistas Hispanic Review, Dieciocho, Ínsula, Castilla, Voz y Letra, La Nueva Literatura Hispánica, Studi Ispanici, y de las Sociedades Española e Internacional de Estudios sobre el siglo XVIII. Dirige desde su fundación la revista Anales de Literatura Española y ha sido codirector (junto a Alberto Blecua y Pedro Cátedra) de la colección "Clásicos Taurus". Ha coordinado los vols. 6, 7 y 8 (1700-1868) de la Historia de la Literatura Española fundada por Ramón Menéndez Pidal, y dirigida en la actualidad por Víctor García de la Concha.
Ha publicado quince libros de poesía desde 1967, y existen recopilaciones de su obra poética en 1979 y 1998. Fue uno de los autores incluidos en la antología Nueve novísimos poetas españoles (1970) de José María Castellet. Ha recibido importantes premios literarios, incluyendo el Premio Nacional de Literatura (2000), el Premio de la Crítica (2000) y el de la Crítica Valenciana (2000) por Verano inglés y 2002 por el conjunto de su obra; el Premio Fastenrath de la "Real Academia Española" (2002) por Espejo de gran niebla; y el Premio Internacional de Poesía "Fundación Loewe" en su decimoctava edición por Fuente de Médicis (2006).
 .
- de 1960, Almudena GRANDES, escritora española. De pocos autores puedo presumir de haber leído todas sus obras, como en este caso, y es que la creatividad y cercanía de la autora enganchan al lector a través de la certera descripción de personajes y ambientes así como lo acertado de su temática. Obras como Las edades de Lulú (1989), obra erótica que ganó el XI Premio La Sonrisa Vertical y fue llevada al cine por Bigas Luna, Te llamaré Viernes (1991), Malena es un nombre de tango (1994) también llevada al cine; la recopilación de relatos Modelos de mujer, la recreación de figuras femeninas de Atlas de geografía humana (1998) -mi favorita-, Los aires difíciles (2002), Castillos de cartón (2004), singular "menage a trois" que retrata una situación actual en la búsqueda de nuevas soluciones a la relación de pareja, y Estaciones de paso, un nuevo libro de relatos en el que se recogen cinco interesantes historias cortas.  
El corazón helado (2007) ganó en el 2008 el premio de la Fundación José Manuel Lara y el del Gremio de Libreros de Madrid. Y por último, su novela Inés y la alegría (2010) que dentro de la "moda" de recreación de nuestra Guerra Civil, plantea con el acierto acostumbrado los entresijos de la resistencia en el Valle de Arán, primero de una serie de relatos agrupados bajo el epígrafe Episodios de una Guerra Interminable,  @Episodios_AG, en los que recrea la España bajo Franco, que tiene su continuación  con el  El lector de Julio Verne (2012), esta vez centrada en la sierra jiennense durante el trienio 1947-1949, y las Las tres bodas de Manolita (2014). Última publicación, Los besos en el pan (2015).
Almudena Grandes, columnista habitual del diario El País (donde retrata sin ambages, con acertada ironía y personalísimo estilo directo, temas de actualidad)  es asimismo contertulia habitual en programas de la Cadena SER. (¿De dónde sacará el tiempo?- me pregunto).

Hace años que mi cara no me sorprende ni siquiera cuando me corto el pelo. 
Sin embargo, aquella noche, el cepillito embadurnado de pasta negra que sostenía mi mano derecha no llegó a encontrarse con las pestañas tiesas, inmóviles, perfectamente adiestradas, que lo esperaban al borde de unos párpados bien estirados, porque un instante antes de que alcanzara su destino, me di cuenta de que mis ojos estaban brillando demasiado. Sin levantar los pies del suelo, retrocedí con el cuerpo para obtener una vista de conjunto de toda mi cabeza, y no encontré nada nuevo ni sorprendente en ella aparte de aquel destello turbio, como una capa de barniz impregnado de polvo, que insistía en brillar sobre unas pupilas incomprensiblemente húmedas. Invertí un par de segundos en analizar el fenómeno antes de emprender una recapitulación de urgencia. Ya no soy una adolescente. Tampoco me había sentido mal en todo el día. No era fiebre, y tampoco exactamente emoción, ¿será la menopausia, me dije, que se ha vuelto loca, igual que el clima…? 
(Fragmento inicial de 'Atlas de Geografía Humana')

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?